Opinion El Paso

Me senté en la primera fila del debate, ¿Trump me infectó con el coronavirus?

Cuando supe, junto con el resto del mundo, que al presidente le habían diagnosticado el Covid, me sentí traicionado y aterrorizado

Kristin Urquiza / The Washington Post

miércoles, 07 octubre 2020 | 06:00

Washington— El martes por la noche, me senté en silencio con cubrebocas en la primera fila de la sala de debates en Cleveland, mientras el presidente Donald Trump se burlaba del exvicepresidente Joe Biden por llevar su propio cubrebocas. Más temprano en la noche, vi cómo la familia de Trump y los miembros republicanos se quitaban desafiantes los cubrebocas, en violación de las pautas claras establecidas por la Clínica Cleveland, mientras que la mayoría de los demás miembros de la audiencia permanecían con cubrebocas. No lo sabíamos entonces, pero en ese momento, Trump y su séquito nos estaban exponiendo potencialmente al coronavirus, junto con todas las demás personas presentes en el debate: miembros del Congreso, agentes del Servicio Secreto, invitados de campaña, miembros de los medios de comunicación, trabajadores y conserjes por igual.

Cuando supe, junto con el resto del mundo, que al presidente le habían diagnosticado el coronavirus, me sentí traicionado y aterrorizado. Ya de vuelta en casa, me apresuré a armar un plan para hacerme la prueba, notificar a cualquier persona con la que hubiera estado en contacto y ponerme en cuarentena. Una visión de mi padre, intubado, brilló frente a mí, junto con visiones de tantos otros que se han perdido debido a esta pandemia totalmente prevenible, y cuyas familias me contaron sus historias: Isabelle Papadimitriou, Juan Carlos “Charlie” Rangel, Gaye Griffin-Snyder, José Reyes, Mary Castro, Charles Krebbs.

Traté de procesar lo que había sucedido: el presidente de Estados Unidos pudo habernos expuesto a mí y a todos en esa sala de debate al coronavirus.

Biden me había invitado al debate para representar a mi padre, Mark Urquiza, quien murió a causa del coronavirus en junio, solo unas semanas después de que el gobernador Doug Ducey, un republicano, levantara la orden de quedarse en casa en Arizona. En el transcurso de esos 90 dolorosos minutos, vi, en la vida real y en tiempo real, que el presidente no tenía ni una pizca de plan para responder al empeoramiento de la pandemia. Insistió en que sus acciones habían salvado a “miles”, que había hecho “un trabajo fenomenal”, que faltaban pocas semanas para una vacuna. Él solo tenía una estrategia, que era hacer lo que mejor sabe hacer: iluminar al público para que no crea en lo que está sucediendo claramente a su alrededor. Mi padre, un republicano y espectador de Fox News, le había creído a Trump cuando dijo que era seguro, y él, como tantos otros, perdió la vida porque los políticos habían mentido sobre los peligros, declarando que Estados Unidos de América estaba abierto a los negocios.

Sabemos que la retórica de Trump está matando a cientos de miles de personas. La Organización Mundial de la Salud ha identificado lo que llama una “infodemia” que se desarrolla junto con la pandemia, y un estudio de Cornell muestra que el presidente es, con mucho, el peor infractor en amplificar la desinformación. Esto socava no solo la respuesta estadounidense, sino también los esfuerzos mundiales para frenar la propagación del virus.

El absoluto desprecio de Trump por la vida humana es asombroso. Sabía que descartaba el sufrimiento de otros que parecían distantes de él, los ancianos, las personas que murieron en estados republicanos, las personas afroamericanas y, sin embargo, fue sorprendente ver cómo este desprecio llegaba incluso a su círculo íntimo. Continúan apareciendo noticias sobre Trump, sus aliados y sus confidentes más cercanos, la línea de tiempo en la que experimentaron síntomas y continuaron como de costumbre. Incluso después de que su propia asesora, Hope Hicks, informara sobre los síntomas del coronavirus, Trump continuó viajando, asistiendo a mítines, eventos privados para recaudar fondos y otros eventos. Puso en riesgo a todos en su camino, desde sus donantes y seguidores hasta el personal de la Casa Blanca y empleados de sus campos de golf. Ahora las autoridades de todo el país están luchando por rastrear los contactos del presidente. (No he recibido ninguna llamada oficial, aunque la campaña de Biden y Jill Biden se acercaron para ver cómo estaba).

Esta semana, fui testigo de que el presidente y sus seguidores se negaban a hacer lo mínimo para proteger a los demás. Según las reglas del debate, nadie podía entrar a menos que dieran negativo por el coronavirus y aceptaran usar un cubrebocas mientras estaban adentro, pero actuaron como si las reglas simplemente no se aplicaran a ellos (irónico, dada la obsesión de Trump con el llamado a “la Ley y el orden”). Si la familia y los partidarios de Trump hubieran usado cubrebocas en esa sala de debate, habrían reducido la exposición de todos en el evento. Biden, quien habló directamente sobre el dolor que muchos de nosotros hemos sufrido, muestra su cuidado y respeto por otras personas, comenzando con el simple hecho de usar un cubrebocas. Por esa escrupulosidad, Trump se burló de él: “Podría estar hablando a 20 pies (6 metros) de distancia de mí y aparece con el cubrebocas más grande que he visto”.

No le deseo covid-19 ni a mi peor enemigo. Vi de primera mano el resultado más oscuro de este virus: una muerte indigna y solitaria. Con su diagnóstico, el fracaso total de Trump para manejar esta crisis es más flagrante que antes. Irresponsable es quedarse corto: es criminal.

A medida que superemos el millón de muertes por covid-19 en todo el mundo, recordaré cómo los políticos le fallaron a mi padre y cómo todavía nos fallan a todos. Si queremos sanar, debemos dejar de negar que este virus es grave y que la pandemia está diezmando nuestro país. Tenemos que tomar todas las precauciones personales que podamos: si incluso las personas más poderosas del mundo, con todas sus precauciones de seguridad adicionales y acceso a las pruebas diarias, corren el riesgo de contraer este virus, usted también.

Tenemos que lamentar debidamente las más de 200 mil vidas perdidas en Estados Unidos. Tenemos que votar como si nuestras vidas dependieran de ello. Tenemos que reunir la voluntad colectiva para exigir, tanto a nuestro gobierno como al sector privado, una respuesta acorde con esta prolongada crisis. Tenemos que luchar por el bienestar de las personas que nos rodean, incluso cuando nuestro presidente, tanto en sus acciones políticas como en su conducta personal, nos pone en peligro.