PUBLICIDAD

Opinion El Paso

Los muros fronterizos tienen limitaciones, en EU y también en Israel

.

Ruben Navarrette Jr./The Washington Post

domingo, 15 octubre 2023 | 06:00

San Diego— ¿Qué es lo que tiene que ver el violento y furtivo ataque de los terroristas de Hamas en contra de Israel ­–que provocó una nueva erupción de la antigua guerra en Medio Oriente– con la política de inmigración de Estados Unidos?

De hecho, muy poco.

Como periodista méxicoamericano quien ha escrito acerca de la inmigración durante más de tres décadas, he escuchado  decir durante muchos años a los republicanos, y también a los demócratas, que las barreras fronterizas son una especie de solución milagrosa, argumentando que van a disuadir a los contrabandistas que ganan cientos de millones de dólares cada año trayendo drogas ilegales e inmigrantes indocumentados a Estados Unidos para satisfacer la necesidad que tiene este país de ambas cosas.

Increíblemente, existen estadounidenses que saben poco acerca de la desesperación de los seres humanos que recorren cientos de millas de terreno peligroso hacia la frontera entre Estados Unidos y México, y ellos creen que esas personas al ver un gigantesco muro, simplemente se dan por vencidos y regresan a casa.

He visitado la frontera en varias ocasiones, en California, Texas y Arizona.  Los agentes de la Patrulla Fronteriza me han dicho que, desde su experiencia, no existe una barrera lo suficientemente larga, profunda o alta para impedir que alguien la pase cuando está decidido a hacerlo.

Ese fue el caso en Israel, que hasta hace unos días fue considerado como uno de los países más fortificados del planeta.

De acuerdo con Times of Israel, “docenas de terroristas del grupo Hamas infiltraron Israel por tierra, aire y mar, realizando una embestida letal en las comunidades fronterizas”.

Los atacantes penetraron el cerco que separa la Franja de Gaza de Israel utilizando explosivos y maquinaria pesada antes de disparar contra civiles israelitas que se encontraban en un festival musical al aire libre y avanzaron realizando más asesinatos y secuestros en varias poblaciones.

Los críticos van a decir “bueno, es que la barrera en Gaza era sólo un cerco y lo que se necesita a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México es un muro de ladrillo y mortero que sea mucho más difícil de penetrar”.

De hecho, hay partes de las 2 mil millas de barreras que sólo tienen un cerco y en otras partes no existe ningún muro debido a que la línea de los límites internacionales pasa por un río, una reservación india o terrenos privados.

En 2006, el Congreso aprobó el Decreto del Cerco Seguro que autorizó la construcción de 700 millas de valla a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México.

Aunque el punto más importante se resume en la disuasión contra la determinación. Cuando dos personas se enfrentan, lo inteligente será apostarle a lo último. Un ejemplo: Algunos de los terroristas de Hamas pasaron por encima de la barrera volando en alas delta o en parapentes hacia Israel antes de los ataques letales.

El debate acerca de los muros y cercos debe parecer extraño para los agentes de la Patrulla Fronteriza que están en la línea frontal.

Hace una década, pasé tres horas en una comida extraoficial con un supervisor de la Patrulla Fronteriza quien me dijo que –aunque no se opone a los muros y cercos en sí– le preocupa que sean una distracción de las tres cosas que necesita la agencia: un equipo de vigilancia más sofisticado, tecnología de detección de túneles y caminos a lo largo de la frontera para darles a los agentes un mejor acceso para vigilarla.

En lugar de hacer eso, los políticos hablan acerca de la estructura que Donald Trump se imaginó como “un muro grande y bello”.

En su discurso del 2017 ante una sesión conjunta del Congreso, Trump se comprometió a restaurar “la integridad” y “el imperio de la ley” en la frontera entre Estados Unidos y México.

Esa fue otra de las promesas sin cumplir de Trump.Su administración construyó sólo unas cuantas millas de muro fronterizo.

Ahora, el presidente Joe Biden también rompió su promesa. Durante su campaña del 2020 a la presidencia dijo en repetidas ocasiones que no construiría “ni un solo pie” de muro fronterizo y ahora se está preparando para construir millas del mismo.

Biden asegura que no tiene opción debido a que el Congreso ya destinó los fondos para la construcción del muro. Pero cuando el tema son las armas, el aborto, cambio climático o créditos estudiantiles, Biden ha tenido que luchar contra los republicanos en el Congreso para lograrlo.

¿Por qué no lo hace en cuanto al muro fronterizo?

¿Ustedes conocen la propuesta de esa barrera que el Congreso aprobó en el 2006? Entre las personas que votaron a favor estuvo cierto senador demócrata de Delaware, quien propuso cosas más grandes.

Ahora que está enfrentando la crisis fronteriza como presidente, así como también una campaña de reelección, inesperadamente Biden piensa que un muro grande y alto no es tan mala idea.

Los estadounidenses tienen autos, televisiones y teléfonos inteligentes. Necesitamos una frontera inteligente, y ya que estamos hablando de eso, unos líderes inteligentes.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search