Opinion El Paso

Las medidas que tomó Biden sobre el petróleo no disminuirán lo que usted pagará por la gasolina

.

Editorial/The Washington Post

jueves, 25 noviembre 2021 | 06:00

Washington— El presidente Joe Biden ya cumplió con el ritual de los dos pasos que dan los presidentes para desviar el enojo de los votantes sobre el incremento en los precios de la gasolina.  El primer paso es ordenar una investigación sobre los precios de la gasolina, lo cual hizo Biden la semana pasada.

El segundo es liberar petróleo de la Reserva Estratégica de Petróleo de Estados Unidos, que Biden hizo este martes. Esas medidas pretenden hacer parecer que el presidente está haciendo algo acerca del precio de la gasolina.

El precio de la gasolina refleja el precio del petróleo. El precio del petróleo, a su vez, refleja el suministro global y el patrón de la demanda. La Organización de los Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus aliados regulan el suministro internacional de petróleo para maximizar los beneficios a los productores tales como Arabia Saudita y Rusia.

Las naciones de la OPEP han sido cautelosas acerca de incrementar la producción, debido a que temen más problemas económicos relacionados con la pandemia que podrían disminuir la demanda de petróleo y por lo tanto el precio que reciben por ese combustible. Sin embargo, la demanda ha aumentado en un 5 por ciento desde hace un año, reflejando una reapertura económica. El resultado ha sido precios más altos del petróleo.

Biden presionó a la OPEP para aumentar su producción más rápido de lo planeado, aunque ese grupo no lo ha hecho. Así que, el presidente coordinó la liberación de la Reserva Estratégica de Petróleo con las existencias de petróleo de los países consumidores de ese combustible, lo cual provocó que el mercado tuviera cierto suministro proveniente de esa misma fuente. 

Las anteriores liberaciones coordinadas ocurrieron durante tiempos de estrés en la cadena de suministro, por ejemplo, cuando la guerra afectó la producción de Libia o el Huracán Katrina arrasó con las refinerías de petróleo del Golfo de México.

Esto hace cualquier diferencia sustancial, las liberaciones de las reservas de petróleo sólo tienen efectos a corto plazo.

De hecho, los 50 millones de barriles que Estados Unidos va a liberar iguala aproximadamente 2 días y medio de consumo nacional. India se comprometió a liberar un poco más que lo que consume en un día.

Los indicios de que Biden tomaría alguna acción han provocado que los precios del petróleo se nivelaran en las últimas semanas. Sin embargo, el mercado se abrió con su anuncio, y los precios del petróleo aumentaron.

Su medida también podría desencadenar una represalia de la OPEP, que podría cancelar el incremento planeado en la producción. Eso podría poner más presión en los precios al paso del tiempo.

A largo plazo, sólo hay dos maneras de minimizar los efectos del castigo a la volatilidad de los precios del petróleo: incrementar la producción doméstica del combustible y disminuir el consumo doméstico del mismo.

El incrementar la producción de petróleo estadounidense podría eludir a la OPEP y limitar la influencia geopolítica de naciones depredadoras como Rusia. Aunque esto tiene sentido sólo como una política transicional. Al paso del tiempo, el país debe reducir su dependencia alentando el ser más eficiente en el uso de combustibles y los autos eléctricos, invertir en el tránsito público y mejorar la planeación de comunidades.

Junto con el incremento doméstico de la producción de petróleo podría venir un mayor impuesto a la gasolina, las ganancias de esto podrían ser reembolsadas a los consumidores, excepto a los más grandes consumidores de gasolina. 

Un incremento constante podría incrementar los precios lenta y predeciblemente, dándole a la economía más tiempo para adaptarse, y eso podría mantener más dólares del combustible en Estados Unidos, todo esto mientras se cambian los patrones de consumo y se alejan de una tóxica adicción a los combustibles fósiles que están calentando el medio ambiente.

Los republicanos han hecho hincapié en la producción doméstica de petróleo. Los demócratas han enfatizado el alejarse de los combustibles que usan intensivamente el carbón. Ambos tienen razón, si al paso de los años, los presidentes siguen dando los dos pasos sobre el precio del petróleo, eso significará una falla nacional masiva.

close
search