Opinion El Paso

Las dos cifras que podrían lograr que la gente se vacune

.

Kate Cohen/The Washington Post

miércoles, 21 julio 2021 | 06:00

Washington— En contra de toda razón y moralidad, una poderosa campaña está urgiendo a los estadounidenses a no vacunarse contra el Covid-19.

Voces de la derecha, de legisladores estatales y nacionales en los programas de entrevistas, están despotricando en contra de la vacunación porque (para resumir su manera de pensar) si uno puede llamarlo así, las elites liberales están usando una enfermedad no existente inventada por los chinos como parte de una excusa para quitarnos nuestra libertad.

No puedo expresarlo mejor que el senador republicano Mitt Romney de Utah, quien dijo: “La politización de la vacunación es indignante y estúpida”. Sin embargo, está funcionando. Un impactante número de personas están optando por rechazar una protección gratuita y altamente efectiva en contra de una enfermedad que hasta ahora ha matado a más de 608 mil estadounidenses.

Hasta los republicanos del Congreso están empezando a pensar que deberíamos tratar de combatir esa letal y estúpida propaganda. La pregunta es de qué manera.

Yo propongo que usemos los números. Aunque hay que admitir que los números pueden oscurecer en lugar de aclarar un argumento. En estos días ha habido una serie de encabezados alarmantes, tales como “Casi 30 residentes completamente vacunados de Luisiana han muerto de Covid-19”.   Este es otro ejemplo: “Dos personas vacunadas del Condado Pima han muerto de Covid-19”.

Uno tiene que leer más para tener el panorama completo: El índice de muertes por Covid entre las personas vacunadas apenas y se compara con un índice exponencialmente más alto de las personas que no están vacunadas.  

“Estas vacunas son realmente fantásticas”, comentó un epidemiólogo que fue citado por The Boston Globe, el comisionado de salud de la Ciudad de Nueva York las cataloga como “increíblemente efectivas”.

Estamos hablando de hacer historia, de una eficacia que puede salvar al mundo. Un nuevo estudio de Yale estima que para finales de junio, las vacunas contra el coronavirus habrán prevenido aproximadamente 279 mil muertes tan sólo en Estados Unidos.

Rochelle Walensky, directora de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, CDC por sus siglas en inglés, dijo que en estados en donde hay bajos índices de vacunación más del 99 por ciento de las muertes por Covid-19 en los últimos seis meses son entre personas no vacunadas.

Y eso, irónicamente, es la razón por la que los reportajes noticiosos tales como “Un hombre vacunado de California enferma de Covid después de hacer un viaje a Las Vegas y contagia a su familia”.

Debido a que las vacunas funcionan muy bien, ésta es una historia de cuando fallan.

Excepto que no están fallando de ninguna manera significativa, están teniendo éxito hasta un grado espectacular. Y eso es lo que necesitamos decir una y otra vez —no sólo explicarlo cuidadosamente en el cuarto párrafo—.

Propongo que se haga un cálculo en letras negritas: las muertes por Covid entre no vacunados contra los ciudadanos vacunados. Dos números, uno al lado del otro, en la página frontal de cada periódico en cada estado y sitio en la web federal y en las cintillas que aparecen en la parte inferior de las transmisiones noticiosas.

Google puede diseñar algo agradable en su barra de búsqueda. Facebook nos lo debe. Cada día, todos los días, esos dos números.

No hubiéramos podido hacer eso hasta ahora.  Cuando traté de encontrar cuántas muertes por Covid se hubieran prevenido si la gente hubiera usado mascarillas, lo mejor a lo que pude llegar fue una literatura de salud pública equivalente a “muchas”.

Un estudio publicado el pasado mes de octubre en Nature Medicine advirtió que usando mascarillas casi 130 mil vidas podrían salvarse para la primavera, sin embargo, investigadores advirtieron que el modelo era un “experimento más sofisticado” que una predicción, un estimado grosso.

Pero ahora que tenemos una vacuna casi para todos los que son elegibles, no tenemos una estimación. No podemos contarlos, y los números muestran una probabilidad abrumadora de que una persona que muere de Covid no ha sido vacunada.

¿Cuál sería la minúscula posibilidad de que yo, que soy una persona vacunada, pueda morir de Covid?. Eso depende de las personas no vacunadas que están optando por dejar vivo el virus.

Así que, pongámoslo de una manera sencilla. Pidámosles a nuestros mejores analistas que den a conocer un grupo de números cada día.

The Associated Press, utilizando las cifras proporcionadas por el CDC, encontró que de más de 18 mil estadounidenses que murieron de Covid en el mes de mayo, sólo aproximadamente 150 estaban totalmente vacunados, eso representa el 0.8 por ciento.

Entre el 21 de enero y 9 de julio, 2 mil 471 residentes de Virginia murieron de Covid, 18 de ellos estaban vacunados, o sea el 0.7 por ciento. Entre el 1 de enero y el 30 de junio, 37 mil 180 californianos murieron de Covid, aproximadamente 71, o sea el 0.2 por ciento, estaban vacunados.

Maryland reportó que de los 130 residentes que murieron de Covid en junio, ninguno estaba vacunado. Ciento treinta contra 0. 

Ahora puedo ver eso en un tablero.

close
search