Opinion El Paso

La situación en la frontera EU-México es una crisis, pero ¿es nueva?

Los niños y las familias han estado huyendo a los Estados Unidos durante años, particularmente desde México y los países del llamado Triángulo del Norte de El Salvador, Guatemala y Honduras

Randi Mandelbaum / Universidad Rutgers

sábado, 03 abril 2021 | 06:00

Nueva Jersey— Los medios de comunicación crean la impresión de que hay una crisis sin precedentes en la frontera entre Estados Unidos y México, con una multitud de niños que llegan solos y familias que llegan a la frontera.

Hay una crisis.

Pero como profesor de derecho que estudia la migración infantil, puedo decirles que no es nada nuevo.

Los niños y las familias han estado huyendo a los Estados Unidos durante años, particularmente desde México y los países del llamado Triángulo del Norte de El Salvador, Guatemala y Honduras.

Sin embargo, los aspectos de la situación actual son diferentes a los del pasado. Y aún está por verse si más personas están intentando cruzar la frontera entre Estados Unidos y México “que en los últimos 20 años”, como predijo el secretario de Seguridad Nacional (DHS), Alejandro Mayorkas.

La situación se explica mejor al observar la cantidad de migrantes que han llegado a la frontera, según informó el Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), una agencia de aplicación de la ley que forma parte del Departamento de Seguridad Nacional.

El Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza clasifica a los no ciudadanos que llegan en tres categorías: niños no acompañados, familias y adultos solteros. Los niños son designados como no acompañados si son menores de 18 años y llegan a la frontera de los Estados Unidos sin un estatus legal y sin un padre o tutor legal.

El número de niños como estos y de familias ha aumentado constantemente en los últimos años. Examinar esas cifras pone en contexto las circunstancias actuales en la frontera entre Estados Unidos y México.

Un flujo constante

A excepción del año fiscal 2020, que comenzó el 1 de octubre de 2019, la cantidad de niños y familias que migran a los Estados Unidos ha aumentado desde 2013, con máximos en 2014 y 2019, y una ligera caída en 2015. En general, la cantidad de La llegada de niños no acompañados ha superado los 40 mil cada año desde 2014. En la mayoría de los años, superó los 50.000. Para las familias que llegan, las cifras rondan las 70 mil cada año, con aumentos repentinos en 2018 y especialmente en 2019.

Los estudiosos de la migración observan muchos “factores de empuje y atracción” que atraen a los niños migrantes a la frontera de los Estados Unidos. Estos incluyen violencia familiar y comunitaria, agresión sexual, corrupción gubernamental, enfermedades agrícolas, sequía, discriminación contra las poblaciones indígenas y pobreza extrema.

La gran mayoría de las familias migrantes y casi la totalidad (95 por ciento) de los niños no acompañados provienen de El Salvador, Guatemala, Honduras y México.

Entonces, ¿hay algo diferente en lo que está sucediendo ahora? ¿Por qué los funcionarios del Gobierno como Mayorkas llaman a la situación “difícil” y “complicada”?

Hay tres cuestiones interrelacionadas a tener en cuenta.

1. Aumento rápido

De enero a febrero de 2021, hubo un aumento del 61 por ciento en el número de niños no acompañados que llegaron y un aumento del 163 por ciento en las familias que llegaron. Las cifras de marzo de 2021 aún no se han informado formalmente, pero se espera que sean altas.

Si esta tendencia continúa, el año fiscal 2021 tiene el potencial de superar las altas cifras que se registraron en los años fiscales 2014 y 2019. Sin embargo, esto aún no está claro, ya que los flujos migratorios tienden a aumentar en los meses de primavera y a reducirse un poco en los meses de primavera. meses más calurosos, finales de verano.

2. Factores de empuje y tracción

Hay factores de atracción y empuje adicionales que podrían dar lugar a un aumento de la migración.

Las agencias de ayuda informan que la pandemia de Covid-19 ha empeorado las condiciones económicas en los países del Triángulo del Norte y México, que siempre han sido terribles.

Guatemala, Honduras y Nicaragua sufrieron dos huracanes de categoría 4 en un lapso de dos semanas en noviembre de 2020 que mataron a cientos de personas y dejaron a millones necesitados.

Además, los niños y las familias solicitantes de asilo pueden tener la sensación de que la actual administración estadounidense será más acogedora que la anterior. Esto podría motivar a más migrantes a emprender el peligroso viaje a Estados Unidos en busca de seguridad y protección.

3. El Gobierno de Estados Unidos no estaba preparado

Los defensores celebraron cuando la administración de Biden eximió a los menores no acompañados de la actual política de expulsión del Título 42 que expulsa a los migrantes con base en una ley de salud pública. Pero los funcionarios del gobierno estaban mal preparados para la oleada de niños que llegaban a continuación.

Por ley, los agentes de la Patrulla Fronteriza (USBP) tienen 72 horas para entregar a los niños a la custodia de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados, una unidad del Departamento de Salud y Servicios Humanos. Sin embargo, la Oficina de Reasentamiento de Refugiados actualmente carece de capacidad para albergar a todos los niños que necesitan refugio, en parte porque muchas de sus instalaciones fueron desmanteladas bajo la administración Trump.

La Oficina de Reasentamiento de Refugiados se está movilizando para construir más refugios y entregar a los niños lo antes posible a sus familiares, pero el retraso es enorme y muchos niños han tenido que permanecer bajo la custodia de la Patrulla Fronteriza durante más de 72 horas. Aún no está claro si la Oficina de Reasentamiento de Refugiados podrá controlar la situación y cuándo.

Entonces, ¿hay algo diferente en lo que está sucediendo ahora?

Hasta ahora, no realmente, aunque existen serias preocupaciones sobre las condiciones de los niños recién llegados, y muchos esperan que pronto se levante la política de expulsión para todos los migrantes. Pero el tiempo dirá si este es un año sin precedentes o no.