PUBLICIDAD

Opinion El Paso

Juicio de Trump por ‘dinero secreto’, una distracción demasiado tentadora

.

Rubén Navarrette Jr. / The Washington Post

domingo, 12 mayo 2024 | 06:00

San Diego– A menudo, cuando hablo ante un grupo, me escuchan sobre lo malos que son los medios de comunicación.

Las razones tienden a centrarse en el sesgo político percibido. Algunas personas sostienen que el negocio de las noticias se inclina hacia lo liberal, mientras que otros están igualmente convencidos de que los medios hacen todo lo posible para mimar a los conservadores.

¿Qué más hay de nuevo? En la carrera por la Casa Blanca de 2016, la demócrata Hillary Clinton y el republicano Donald Trump afirmaron que los medios los trataron injustamente.

De hecho, ahora mismo hay incluso un debate entre un ex asesor del presidente Barack Obama que cree que los periódicos estadounidenses deberían ayudar a reelegir al presidente Biden y el líder de un periódico importante que insiste en que no es trabajo de los periodistas hacer que nadie sea elegido.

Sigo esperando que alguien entre la multitud diga lo que he estado sintiendo durante los últimos años: que el verdadero problema con las organizaciones de noticias no es en qué dirección se inclinan, sino con qué se obsesionan. Dedicamos demasiado tiempo a cubrir las cosas equivocadas y no el suficiente a cubrir asuntos más importantes.

Después de 35 años en el periodismo, todavía amo mi trabajo. Aun así, hay ocasiones en las que estar en esta línea de trabajo me hace sentir que necesito una ducha. Muy a menudo, la vergüenza proviene de una rama del árbol genealógico: las noticias de la televisión por cable.

Cada día consumo, de diversas fuentes, una cantidad poco saludable de noticias y medios de comunicación. Pero en las últimas semanas, centrarse en un tema en particular parece casi venenoso.

De esto, culpo a la forma en que los medios de comunicación –especialmente las cadenas de noticias de televisión por cable– han elegido cubrir el llamado juicio por dinero secreto que involucra un presunto encuentro sexual entre la actriz de cine para adultos Stormy Daniels y Trump.

En el centro del caso presentado por los fiscales de Nueva York está un cheque de 130 mil  dólares que Trump le dio a su “reparador”, Michael Cohen, como reembolso por un pago que el abogado de Nueva York le dio a Daniels.

Lo que está en juego es la motivación de ese pago y cómo se registró. Los fiscales afirman que Trump quería mantener la cita en secreto para no dañar su campaña presidencial de 2016 y, por lo tanto, debería haber sido registrada como un gasto de campaña. Los abogados de Trump afirman que la verdadera razón por la que el ex presidente quería mantener el encuentro en secreto era para evitarle la vergüenza a su esposa e hijos.

Incluso si Trump es declarado culpable de todo lo que afirman los fiscales de Nueva York, la contabilidad defectuosa parece una infracción menor en comparación con algunos de los otros delitos que se le imputan a Trump en otras acusaciones. Incluyen conspiración para obstruir un procedimiento oficial (la certificación de las elecciones de 2020) y el mal manejo de documentos gubernamentales clasificados.

Durante varios meses, muchos observadores legales han argumentado que el caso de Nueva York es mucho más débil y de menor importancia que los casos federales presentados por el fiscal especial Jack Smith.

Aún así, siendo esta prueba el único juego disponible, se puede ver el dilema de las cadenas de noticias de 24 horas. Los medios de cable como CNN, MSNBC, NewsNation y Fox News quieren mantener a los espectadores atentos y atentos a cada palabra.

Por suerte para las cadenas, hay otros dos aspectos del “juicio del dinero secreto”. Y aunque yo diría que este tema es la parte menos importante de esta historia, también es una trampa para muchas personas, incluidas muchas de las que están en el negocio de las noticias televisivas: el sexo y el dinero.

Y es por eso que, durante las últimas dos semanas, nos bombardean con una cobertura completa del juicio, incluidos los detalles más lascivos del presunto encuentro sexual entre Trump y Daniels. La cobertura se aceleró cuando la actriz de cine para adultos subió al estrado esta semana, a pesar de que muchos observadores legales insistieron en que su testimonio aportaba poco al caso.

Miren, hemos estado aquí antes. Demasiadas veces para contarlas. El ex presidente tiene la asombrosa habilidad de sacar a los medios de su juego, desviar su atención y dictar su agenda, todo de maneras que dañan su credibilidad. Ahora lo vuelve a hacer, aunque de forma indirecta a través de un procedimiento judicial.

Con tantas cosas sucediendo en el mundo –desde universidades que retiran campamentos levantados por manifestantes hasta la amenaza de Israel de ir a Rafah para destruir a Hamás y el creciente interés de los votantes en candidatos presidenciales de terceros partidos– las cadenas de televisión por cable deberían dedicar más tiempo a cuestiones más importantes.

Pero esa no es exactamente una noticia de última hora. ¿O lo es?

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search