Opinion El Paso

Investigamos y esta es la evidencia de que los cubrebocas funcionan

.

Jason Abaluck, Laura H. Kwong y Stephen P. Luby/The New York Times

miércoles, 29 septiembre 2021 | 06:00

Las mascarillas, en especial las quirúrgicas, reducen de manera considerable el riesgo de contraer la Covid-19. Convencer a más personas de que las porten (a través de lineamientos o estrategias como repartir cubrebocas en iglesias y otros recintos de actividades públicas) podría salvar miles de vidas en todo el mundo y cientos en EU cada día.

Aunque esto podría parecer de sentido común después de más de 18 meses de pandemia, los primeros estudios sobre el uso de cubrebocas plantearon preguntas importantes. El uso obligatorio de mascaras faciales parece haber reducido los casos de coronavirus, pero, ¿eso se debió al uso de mascarillas o a que las personas en lugares con uso obligatorio de cubrebocas se volvieron más cuidadosas en general? Debido a esta incertidumbre, algunos gobiernos y agencias de salud pública fueron reticentes a recomendar su utilización. Por esa razón, realizamos uno de los estudios sobre el uso de mascarillas más exhaustivos y más sofisticados, para el que usamos la mejor herramienta de diseño de investigación, un ensayo controlado aleatorio, con el fin de evaluar si las comunidades en las que más personas usan mascarillas tienen menos casos de Covid.

Muchas personas viven en países en los que las vacunas todavía no están ampliamente disponibles. Incluso en EU, donde sí hay vacunas, no son empleadas con uniformidad y la tasa de letalidad semanal del virus permanece alta. En esos dos entornos, los cubrebocas son una herramienta fundamental y económica en la lucha contra el coronavirus.

Nuestra investigación, que ahora mismo está siendo arbitrada, se llevó a cabo con la participación de 340 mil adultos en 600 poblaciones de Bangladés y puso a prueba muchas estrategias para lograr que las personas usaran mascarillas.

Nuestro equipo de investigación decidió distribuir mascarillas directamente en los hogares y en sitios públicos con muchas personas como mezquitas y mercados. Brindamos información sobre por qué la portación de mascarillas era importante e involucramos a líderes religiosos y comunitarios para comunicar ese mensaje. Finalmente, hicimos que residentes de todas las poblaciones pidieran de manera cortés a cualquiera que no portara una mascarilla que se la pusiera y que dieran cubrebocas a cualquiera que necesitara uno.

Aunque no todas las personas aceptaron colocárselo, el uso de mascarillas aumentó alrededor del 30 por ciento entre los adultos que fueron instados a ponérselo. Este cambio condujo a una reducción del nueve por ciento en los casos de Covid-19. En las comunidades en las que promovimos el uso de mascarillas quirúrgicas, los casos de coronavirus disminuyeron el 11 por ciento.

Nuestro estudio no midió el efecto de la portación universal de mascarillas, sino el de un programa de cubrebocas voluntario. El resultado fue un incremento en el uso de mascarillas de uno de cada diez a cuatro de cada diez (un gran aumento en el uso, pero aún lejos de ser perfecto). Si todos usaran mascarillas, es muy probable que la reducción en los casos de Covid hubiera sido sustancialmente mayor.

Las personas mayores de 50 años fueron las más beneficiadas, en especial en comunidades donde distribuimos mascarillas quirúrgicas. En estas comunidades, los casos disminuyeron el 23 por ciento entre personas cuya edad oscila entre los 50 y los 60 años y el 35 por ciento para personas mayores de 60 años. Nuestro estudio no indica que sólo las personas de edad más avanzada necesitan usar mascarillas, sino que la portación generalizada de cubrebocas en la comunidad reduce el riesgo de Covid, en especial para las personas de edad avanzada.

Planteemos esto en términos concretos. Nuestro mejor cálculo es que cada 600 personas que usan mascarillas quirúrgicas en áreas públicas previenen, en promedio, una muerte al año, dadas las tasas recientes de muertes en EU. Imagina una iglesia con 600 feligreses. Si una congregación se enterara de que podría salvar la vida de uno de sus miembros, ¿todos estarían de acuerdo en usar mascarillas quirúrgicas en espacios públicos cerrados durante el próximo año?

También probamos el filtrado de las mascarillas quirúrgicas que habían sido usadas, arrugadas en bolsillos y bolsos, así como lavadas con jabón y enjuagadas hasta diez veces. Estas mascarillas aun así evitaban que atravesaran más partículas de virus que los típicos cubrebocas de tela. Es posible que los cubrebocas con incluso mejor filtración o ajuste al rostro que las mascarillas quirúrgicas, como los KF94 o KN95, brinden una protección incluso mayor si se portan de la manera adecuada.

Lo importante es que las mascarillas funcionan y es probable que las de mayor calidad funcionen mejor para evitar la Covid-19. Si puedes elegir entre un cubrebocas de tela y una mascarilla quirúrgica, escoge la quirúrgica. Sin embargo, la mejor mascarilla es la que una persona se pone y de la manera correcta.

La portación de cubrebocas no necesita ser permanente. Usar más mascarillas quirúrgicas hoy en áreas de alto riesgo puede significar menos necesidad de mascarillas mañana, y en el ínterin, podrían evitar muchas muertes. En lugares donde los mandatos de uso de cubrebocas no son factibles o posibles, alternativas más leves (como una persona que reparta mascarillas en la entrada de un centro comercial) pueden ser sumamente efectivas. Nuestra investigación indica que si a las personas se les entrega una mascarilla y se les pide de forma cortés que, por favor, la usen, muchas personas lo harán. No todas, pero no todas necesitan hacerlo para salvar vidas.

close
search