Opinion El Paso

Hay que castigar a Trump, no a Biden

Los demócratas presentaron este lunes un artículo de destitución en contra del mandatario

Editorial / The Washington Post

miércoles, 13 enero 2021 | 06:00

Washington— Uno esperaba que la atención nacional sobre el presidente Donald Trump iba a disminuir después del Día de la Elección. Pero no fue así, también parecía que el punto de inflexión sería cuando las redes sociales lo declararon perdedor unos días después. Pero tampoco fue así.

Así que, la esperanza se centró en la votación del Colegio Electoral el 14 de diciembre. Sus mentiras acerca de que le robaron la elección persistieron, por lo que, la certificación del Congreso que se llevó a cabo el 6 de enero podría ser ese momento decisivo.

El incitó a una insurrección, así que, la esperanza está puesta en el 20 de enero como la fecha en que la nación podría seguir adelante definitivamente. Ahora, parece posible que podría iniciar un juicio político en el Senado, manteniendo la maligna presencia de Trump en el centro del escenario aun cuando el presidente electo Joe Biden sea presidente. Eso sería muy malo para Biden y para el país.

Hasta cierto grado, eso no puede evitarse. Los estadounidenses aún siguen procesando la indignación nacional del 6 de enero y Trump debe enfrentar las consecuencias de sus acciones. Aunque sería perverso si el reprender los avanzados esfuerzos de Trump pudiera sabotear la presidencia de Biden.  Los líderes del Congreso deben encontrar una manera de castigar al presidente sin afectar a la entrante administración.

Sin lugar a dudas, las ofensas de Trump son dignas de un juicio político. Desde la Casa Blanca, promovió la mentira de que los demócratas se robaron la elección presidencial, una falsedad que hizo enojar a sus simpatizantes y provocó que los rumores fueran aumentando.  Les dijo a sus furiosos simpatizantes que se reunieran en Washington el 6 de enero. Les dio instrucciones para que se dirigieran al Capitolio a mostrar “su fuerza”. El resultado fue un motín que dejó cinco personas muertas.

Los demócratas presentaron este lunes un artículo de destitución en contra de Trump que cuenta con el apoyo de 218 legisladores, siendo el apoyo suficiente para que sea aprobado en la Cámara.  Ellos se comprometieron a votar esa medida el miércoles, si el vicepresidente Mike Pence no ha removido a Trump a través de la Vigésima Quinta Enmienda.  Pence, hasta ahora, lo ha objetado. También ha circulado la idea de reprender formalmente a Trump, lo cual podría atraer más apoyo bipartidista. Si es formulado enérgicamente, también podría enviar un mensaje.

El problema es el tiempo. Trump abandonará la presidencia el 20 de enero. La nación necesita que sea confirmado un nuevo equipo de seguridad nacional  tan pronto como sea posible.  También necesita que los legisladores atiendan la agenda de Biden, particularmente sobre más ayuda contra el covid-19. James E. Clyburn,  demócrata por Carolina del Sur y jefe del grupo parlamentario que tiene la mayoría en la Cámara, sugirió que la Cámara podría enjuiciar rápidamente a Trump, luego retrasar la notificación al Senado hasta después de las primeras etapas de la presidencia de Biden, y luego, hacer un juicio político en el Senado contra Trump.

Por su parte, el presidente electo dijo este lunes que había hablado con los líderes del Congreso acerca de dividir el tiempo de los legisladores entre el juicio político y el inicio de la nueva administración.

Otra opción podría ser reprender al presidente de inmediato, luego crear un panel especial al estilo de la Comisión del 11 de Septiembre.

Lo que ya se sabe es que la acción de Trump es suficiente para justificar el juicio político, pero aún tenemos que enterarnos de muchas cosas acerca de cómo él y su administración alentaron el levantamiento o impidieron que hubiera una respuesta pronta.

Hasta ahora, mucha de la conversación ha girado en torno a encontrar una manera de castigar adecuadamente a Trump. Eso es esencial. Aunque el objetivo también debe proporcionar que se le aplique una responsabilidad máxima con un mínimo de daño a la administración Biden.