Opinion El Paso

Estados Unidos no puede traicionar a sus mejores amigos en Afganistán

En las casi dos décadas que Estados Unidos ha estado luchando contra los talibanes y al-Qaida

Editorial / Bloomberg

martes, 04 mayo 2021 | 06:00

Nueva York— Para el 11 de septiembre, el presidente Joe Biden ha prometido que todas las tropas estadounidenses en Afganistán regresarán a casa. No deberían regresar solos.

En las casi dos décadas que Estados Unidos ha estado luchando contra los talibanes y al-Qaida, decenas de miles de afganos han arriesgado sus vidas apoyando a las tropas estadounidenses. Eso fue bastante peligroso, pero muchos correrán un riesgo aún mayor después de que las fuerzas estadounidenses se vayan, si, como muchos esperan, los talibanes regresan a las ciudades afganas y atacan a presuntos colaboradores.

La mancha moral de tal traición no podría borrarse fácilmente. Y las implicaciones meramente prácticas podrían ser igualmente graves: si Estados Unidos abandona a sus partidarios más leales, no debería esperar contar con la ayuda de los lugareños en futuras misiones en todo el mundo.

La administración de Biden debe tomar medidas ahora para evitar una posible tragedia. Los programas de visas especiales destinados a proporcionar una vía para que los ex intérpretes y otras personas emigren a los Estados Unidos han estado empantanados durante años en la burocracia, exacerbados por la determinación de la administración Trump de rechazar a los refugiados de todo tipo. Los aproximadamente 17 mil afganos que se encuentran actualmente en espera enfrentan tiempos de procesamiento de tres años en promedio. Se estima que cientos de personas murieron mientras esperaban.

Ya hay un déficit de 6 mil visas, y el grupo de solicitantes seguramente crecerá a medida que se acerque septiembre. Muchos de los que podrían haber esperado permanecer en Afganistán lo pensarán de nuevo si la violencia se dispara. Y a muchos más les resultará más fácil demostrar que están amenazados, según lo requieran los programas.

La Casa Blanca debería trabajar urgentemente con el Congreso para proporcionar más visas. También debe eliminar la acumulación de solicitudes, como lo han exigido los tribunales. Las organizaciones de defensa y el inspector general del Departamento de Estado han propuesto soluciones razonables, como el establecimiento de una base de datos central y la revisión de requisitos de documentación poco razonables. La administración debe proporcionar el personal, la tecnología y los recursos necesarios.

Dado el aumento potencial de la demanda, la Casa Blanca y el Pentágono también deben comenzar a considerar soluciones más radicales. Una podría ser la creación de un nuevo programa de libertad condicional humanitaria similar a los utilizados en el pasado para los vietnamitas del sur, los cubanos y otros. Aquellos que califiquen podrían ser transportados en avión a Guam u otro territorio de los Estados Unidos y luego procesados para obtener asilo o estatus de refugiado.

Después de mucha confusión sobre sus intenciones, la administración Biden ha prometido aumentar el límite de refugiados el próximo mes. Eso ayudará. También necesita optimizar las muchas capas redundantes de investigación impuestas por la administración anterior. Estos cambios también beneficiarían a los aproximadamente 100 mil iraquíes que se cree son elegibles para emigrar a Estados Unidos.

No debería ser necesario decir que Estados Unidos debe cumplir sus promesas y honrar sus deudas. La idea de que los afganos e iraquíes que arriesgaron sus vidas para ayudar a Estados Unidos merecen la protección de Estados Unidos cuenta con el apoyo de ambos partidos. Los demócratas y republicanos que dicen que están buscando formas de trabajar juntos deberían aprovechar este tema como un excelente punto de partida.