En las urnas, frene a los políticos antiinmigrantes

.

Esther J. Cepeda / The Washington Post
lunes, 07 octubre 2019 | 06:00

Chicago— En 2011, un legislador del estado de Kansas sugirió disparar a los inmigrantes presentes ilegalmente en el país desde helicópteros, tal como el estado controlaba a su población de cerdos salvajes.

Se justificaba en una larga historia de políticos y otros funcionarios que han deshumanizado a los inmigrantes indocumentados, especialmente aquellos en la frontera. De hecho, en 1911, la Comisión Federal de Inmigración de Dillingham declaró: “Debemos tener al menos tanto cuidado al admitir seres humanos [a los Estados Unidos] como lo hacemos con relación a animales, plagas de insectos o gérmenes de enfermedades”.

Es por eso que no resultó sorprendente saber que el presidente Trump sugirió disparar a los inmigrantes en las piernas para evitar que ingresen a los Estados Unidos.

Trump dijo esto en un ataque de ira en marzo, mientras sus ayudantes de la Casa Blanca intentaron explicarle por qué Estados Unidos no puede cerrar su frontera sur de 2 mil millas, según un nuevo libro, “Border Wars: Inside Trump’s Assault on Immigration”, por los reporteros del New York Times, Michael D. Shear y Julie Hirschfeld Davis.

Echando humo y usando improperios para reprender a su personal, Trump gritó: “Hice campaña sobre esto. Es mi tema”, según el libro.

También ha sido el tema de innumerables conservadores de línea dura que tomaron la táctica de asustar a otros blancos para que creyeran que su país está siendo invadido, inundado e infestado de “hombres malos” que buscan tomar el trabajo de los blancos, sus mujeres y su lugar en la cima del orden jerárquico en América.

La estrategia ha demostrado ser extremadamente efectiva hasta ahora, para Trump y para muchos otros, como el representante de Iowa durante ocho períodos Steve King, quien una vez llevó un modelo de 12 pies (3.65 metros) de un muro fronterizo al piso del Congreso. Estaba cubierto con alambre que podría electrificarse para detener a los inmigrantes de la misma manera que se maneja el ganado.

Es una estrategia ganadora hacer que quienes buscan asilo de la violencia política y el trabajo económico sean simultáneamente súper poderosos en su capacidad de tomar, tomar, tomar todo lo que América aprecia y ser intelectualmente atrasados como cerdos y vacas.

Superpoderes es una buena manera de decirlo, en realidad, considerando las otras ideas que Trump tenía para controlar la frontera, según “Border Wars”, el libro del cual se publicó un fragmento en el Times, días antes de su fecha de publicación, el 8 de octubre.

Se habló de fortificar el muro fronterizo con una trinchera llena de agua: no es necesario ser un erudito medieval para pensar en él como un foso, repleto de serpientes o caimanes. En realidad, pidió a los asistentes que le proporcionaran una estimación de costos.

Trump también quería que la pared estuviera electrificada, con picos en la parte superior que pudieran perforar la carne humana, según el libro (el presidente ha negado el informe).

Es casi divertido.

Tiene que serlo para que millones de personas con raíces latinoamericanas puedan vivir otro día más en un país cuyo presidente representa el verdadero odio que muchos estadounidenses blancos tienen hacia los nuevos residentes de nuestro vecino del sur y socio con el que hay un intercambio comercial multibillonario.

Pero es realmente, para el resto de nosotros, una situación de “reír para no llorar”.

Principalmente porque el llanto jugaría en las manos de Trump y otros supremacistas blancos que esperan infundir miedo en los corazones de las personas marrones que tienen el descaro de exigir vecindarios y escuelas con fondos iguales, y la igualdad de oportunidades de acceso a buenas universidades, empleos y viviendas.

Mientras tanto, innumerables bromas y memes han estado en Internet durante mucho tiempo con mexicanos en escaleras que son unas pulgadas más altas que un muro fronterizo, disfraces de cocodrilo para atravesar el foso y fotos de los trabajadores latinos y / o mexicanos que serían los que construyen un muro grande y elegante, por debajo del presupuesto y a tiempo.

Realmente no hay nada que hacer con las personas que tienen un miedo irracional a los inmigrantes y se sienten cautivados por un político que juega con esos miedos.

Claro, podemos hablar y entablar diálogos con el trasero. Pero demasiadas personas morenas se han esforzado solo para darse cuenta de que solo hay tantas personas que pueden hacer.

El único método que funcionará es despedir a los legisladores que siguen avivando este miedo. Y para eso, nuestros amigos y aliados blancos que ven a las personas de color como algo más que alimañas, ganado o algo peor, deberán de temernos en las urnas en el 2020.