Opinion El Paso

El sueño de King aún no se ha convertido en realidad

“Yo Tengo Un Sueño” se ha mantenido a través de las épocas, pero no es difícil imaginar que King hubiera odiado su “día” al ser una secuela de un solo mes de cada año cuando la gente de color es reconocida como importante

Esther J. Cepeda / The Washington Post

viernes, 24 enero 2020 | 06:00

Chicago— Cuando asistía a la universidad, mi compañera de dormitorio y yo manejamos seis horas para llegar a nuestro campus situado en el sur de Illinois, antes de que empezara el semestre de primavera.

Nuestra tradición era que, mientras mi amiga tomaba turnos para manejar, yo le leía en voz alta el discurso de Martin Luther King Jr., “Yo tengo un sueño”, que era impreso anualmente por nuestro periódico local el lunes que se conmemora al activista.

Eso sucedió hace un cuarto de siglo, antes de que nuestro primer presidente afroamericano hubiera cumplido la promesa de que Estados Unidos podría ver más allá de la raza.

Fue antes de que los supremacistas blancos confiscaran el ideal de King de no ser juzgados por el color de la piel, sino por el contenido del carácter para hacer retroceder lo que ellos perciben como un racismo rampante en contra de los anglosajones en la forma de una acción afirmativa y otros tratos preferenciales para las personas de color que históricamente han sido marginadas.

Y fue antes de que los afroamericanos, así como también otras personas de color, se preguntaran si ser “buenos” o de hecho “dos veces más buenos que los anglosajones” podrían obtener por lo menos “la mitad de eso”, fue realmente la manera de ganar igualdad en un país que ha rechazado ver el impacto diario y duradero del legado de la esclavitud en la Era de Jim Crow.

Fue en aquel entonces cuando en las escuelas públicas de todo el país, el sacar a relucir el discurso “Tengo un sueño” a mediados de enero y luego discutir sobre King, junto con Rosa Parks y Jackie Robinson, durante algunas lecciones de estudios sociales en el mes de febrero fue considerado súper progresivo.

Y fue mucho antes de que los afroamericanos vieran críticamente la vida de King, tal como su presunto sexismo e infidelidades maritales, y consideraran cómo es que su legado de no violencia es usualmente usado para señalar las fallas del movimiento actual Las Vidas de los Afroamericanos Importan, que es más agresivo y menos político.

No deje de leer el electrizante ensayo del 2018 de Mychal Denzel Smith titulado “¿Es King todo lo que hemos permitido que se convierta?” y publicado en The Atlantic.

“Yo Tengo Un Sueño” se ha mantenido a través de las épocas, pero no es difícil imaginar que King hubiera odiado su “día” al ser una secuela de un solo mes de cada año cuando la gente de color es reconocida como importante, y como contribuyentes positivos a la grandeza de Estados Unidos.

Aunque ese mes le da un tratamiento santo a un grupo de íconos afroamericanos muy importantes, esos mismos íconos probablemente quedarían horrorizados de enterarse que el interés de los estadounidenses en las personas de color destacadas, importantes y cruciales, terminó más o menos en los años 1960.

En un mundo perfecto, El Mes de la Historia de los Afroamericanos, como los meses en que se celebra el legado de mujeres, latinos/hispanos, asiático-americanos, isleños del Pacífico y nativos americanos, podría ser cada mes, justo al igual que es celebrada la historia de los anglosajones.

Ellos no son diferentes, sino iguales.

Debido a que la perfección no describe la manera en que la historia es enseñada en las escuelas públicas o reportada en los medios de comunicación, depende de nosotros buscar fuentes alternativas de información en el mes de febrero.

El Proyecto de Historia de los Derechos Civiles de la Biblioteca del Congreso es un excelente lugar para seleccionarlo en el buscador en la web.

En esta colección no podía ser más fácil leer un artículo o ensayo en una pequeña esquina de la historia, tal como el papel que jugaron los jóvenes en la lucha por los derechos civiles o la manera en que la música impulsó el movimiento.

Lo más atractivo son muchas historias orales que están grabadas en video sobre personas que vivieron en las comunidades que tuvieron problemas para ganar sus derechos civiles y cómo fue realmente su vida cotidiana.

Sólo tiene que preparar su pecho para ver esas poderosas y emotivas historias.

La idea de explorar la historia de los afroamericanos podría ser una a la que podríamos regresar o podría caer en el camino mientras navegamos por esas vidas ajetreadas y frenéticas.

Aunque en el Día de Martin Luther King, hay muchas probabilidades de que usted pueda ver una copia de su famoso discurso en los noticieros o en sus redes sociales y notificaciones.

Tome un momento para leer el discurso. No es muy largo y sigue siendo trágicamente relevante en la actualidad.

Aunque no existe comparación con las condiciones de vida de algunos afroamericanos en el sur de Jim Crow, con la gente de color de bajos ingresos de la actualidad, ya que sigue siendo cierto que, independientemente de los logros educativos, muchos siguen viviendo en una “isla solitaria de pobreza en medio de un vasto océano de prosperidad material”.

Y para las personas de todas las razas y etnias, las palabras de King suenan fuertemente hoy como siempre, debido a que hoy sigue siendo “el tiempo para hacer justicia una realidad para todos los hijos de Dios”.