Opinion El Paso

De la gente muy seria, el clima y los niños

.

Paul Krugman / The New York Times

miércoles, 06 octubre 2021 | 06:00

¿Recuerdan los tiempos del plan de reducción de la deuda de Simpson-Bowles? Hace una década, la élite estaba obsesionada con emitir su opinión sobre la supuesta necesidad de tomar medidas inmediatas para reducir el déficit presupuestario. Este consenso entre lo que yo solía llamar la “gente muy seria” era tan fuerte que, como escribió Ezra Klein, ahora columnista de opinión de The New York Times, los déficits se convirtieron de alguna manera en una cuestión a la que “no aplican las reglas de la neutralidad informativa”. Los medios de comunicación abogaron de manera más o menos abierta no sólo por la reducción del déficit en general, sino en particular por la “reforma de los derechos”, que en realidad se refería a disminuir las futuras prestaciones de Medicare y la Seguridad Social. Esos recortes, parecía argumentar aquella gente importante, eran fundamentales para asegurar el futuro de la nación.

No lo fueron. Pero esta es mi pregunta: si a los opinadores de la élite les preocupa tanto el futuro, ¿por qué no hay un consenso similar en este momento en lo que respecta a la necesidad de la acción climática y el gasto en los niños? Estos son dos de los principales componentes de la agenda del presidente Joe Biden para reconstruir mejor y los argumentos a favor de ambos son mucho más fuertes de lo que fueron los argumentos a favor de la disminución de los derechos.

Sin embargo, mientras que pedir recortes en la Seguridad Social solía tratarse como una especie de señal política de seriedad, pedir una acción urgente sobre el clima y los niños no lo es. En todo caso, gran parte de la información sobre la política actual parece sugerir que el puñado de demócratas que intenta desmantelar el plan ‘Reconstruir Mejor’, para limitar la agenda de Biden a un gasto modesto en infraestructuras convencionales, significa ser responsable, mientras que los progresistas que intentan asegurarse de que de verdad invirtamos en el futuro de la nación, de alguna manera, no son tan serios.

Hablemos de lo que significa en realidad asegurar el futuro.

La lógica de las exigencias de que haya una reforma de los derechos siempre ha sido sospechosa. Es cierto que el envejecimiento de la población y el aumento de los gastos médicos pueden obligarnos a elegir entre aumentar los impuestos o recortar las prestaciones (aunque la preocupación por la deuda pública se ha exagerado mucho desde hace tiempo). No obstante, ¿por qué era urgente tomar medidas, por ejemplo, en 2010? ¿Qué se perdía con esperar unos años? Si lo piensan bien, el consenso de la élite era que había que recortar las prestaciones futuras para evitar... futuros recortes en las prestaciones. ¿Cómo?

En cambio, el costo de retrasar la acción sobre el clima y los niños es real e inmenso.

En cuanto al clima: cada año que el mundo no limita las emisiones de gases de efecto invernadero, la humanidad emite unas 35 mil millones de toneladas de dióxido de carbono y estas emisiones permanecerán en la atmósfera y calentarán el planeta durante cientos de años.

Ya hemos visto las consecuencias del cambio climático: sequías severas y proliferación de fenómenos meteorológicos extremos. El abrumador consenso científico es que esas consecuencias se agravarán mucho más en las próximas décadas. Así que, al posponer la acción climática, estamos minando nuestro futuro de una manera mucho más sustancial de lo que lo hacemos si añadimos un poco de porcentaje a la deuda nacional, por ejemplo.

En cuanto a los niños: la pobreza infantil es un problema enorme en Estados Unidos. Y hay pruebas abrumadoras de que el gasto en programas que alivian la pobreza infantil tiene enormes beneficios: los niños que reciben ayuda mediante estos programas se convierten en adultos más sanos y con mayores ingresos que los que no lo hacen. De hecho, las pruebas de que el gasto en los niños es más rentable son mucho más sólidas que las pruebas de que el gasto en carreteras y puentes es más rentable (aunque también deberíamos gastar en eso).

Así que cada año que no aumentamos la ayuda a los niños, por ejemplo ampliando el Crédito Fiscal por Hijos, supone décadas de potencial humano desperdiciado.

Con todo, la opinión de la élite, y gran parte de la cobertura informativa, no enfatiza la enorme irresponsabilidad de oponerse a los planes de energía limpia ni el inmenso desperdicio de potencial humano que supone no abordar la pobreza infantil. En su lugar, todo es “¡3.5 billones de dólares! ¡3.5 billones de dólares!”; a menudo sin señalar que se trata de un gasto propuesto a lo largo de una década, no de un sólo año, y que sólo supondría el 1.2 por ciento del PIB.

Es cierto, no acabo de entender esta doble moral: por qué la “gente muy seria” se obsesiona con la supuesta necesidad urgente de limitar la deuda pública y, sin embargo, se muestra indiferente, si no hostil, a las propuestas para abordar las cuestiones que de verdad importan para nuestro futuro.

El dinero es sin duda parte de la historia: grupos empresariales como la Cámara de Comercio de Estados Unidos estaban a favor de la reforma de los derechos, pero están presionando con fuerza en contra del plan ‘Reconstruir Mejor’. De hecho, los demócratas que intentan echar por tierra la agenda de Biden se describen mejor como el ala corporativa del partido que como “centristas”. Después de todo, las encuestas sugieren que las políticas a las que se oponen son muy populares, así que en ese sentido están muy a la derecha del centro político.

No obstante, no todos los que definen la creencia popular están de acuerdo. También parece haber una especie de dinámica social en la política y los medios de comunicación, que tal vez refleje los círculos en los que se mueven los líderes de opinión, que considera valientes a las personas que quieren hacer más difícil la vida de los estadounidenses comunes, mientras que ve con desconfianza y falta de realismo a los que quieren aumentar los impuestos a las empresas y a los ricos.

Sean cuales fueren las razones de esta dinámica, hay que combatirla. Ahora mismo tenemos la oportunidad de hacer lo que es en verdad correcto. Será una tragedia si dejamos pasar esta oportunidad.

close
search