PUBLICIDAD

Opinion El Paso

Actos de bondad vs la oscuridad de la guerra

.

Rabino Levi Greenberg/Chabad Lubavitch El Paso

domingo, 15 octubre 2023 | 06:00

Todos ustedes saben lo que ocurrió en Israel el sábado 7 de octubre. Los enemigos mortales de Israel cometieron un ataque atroz de odio absoluto que sacudió al mundo.

Ese día coincidió con la gozosa festividad judía de Shemini Atzeret y Simjat Torá, la conclusión de la temporada de Altas Fiestas. Mientras nos reuníamos en El Paso para los servicios festivos de oración y surgían las primeras noticias, las emociones eran crudas dado que cada uno en nuestra comunidad estaba de alguna manera impactado por los hechos. Con los ojos bañados en lágrimas, el padre del Oeste de El Paso de un “soldado solitario” que sirve en las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF) participó en las oraciones a pesar de su agónica preocupación por la seguridad de su hijo. Una abuela de esta localidad me dijo, temblando, que la unidad de reserva de su nieto había sido enviada al frente. Muchos paseños tienen familia o amigos allá.

Desde entonces, cuando me preguntan cómo se encuentra mi familia en Israel, mi respuesta intuitiva es que mil 200 de mis hermanos y hermanas fueron brutalmente asesinados, y que más de 150 fueron secuestrados por terroristas diabólicos –hasta donde sé mientras escribo este mensaje.

Pido que el Señor permita vengar su sangre, que los rehenes sean liberados de inmediato, los heridos sean sanados, que las fuerzas de seguridad de Israel tengan la fortaleza para continuar su heroica y santa labor regresando a sus casas a salvo, y que proteja a todos mis hermanos y hermanas en Tierra Santa ahora y siempre.

El festival judío de Simjat Torá se celebra al concluir el ciclo anual de lecturas de la Biblia y de inmediato comenzamos de nuevo desde el principio. Mientras ocurría la masacre, cada sinagoga de Israel tenía programado leer el primer capítulo del Génesis, la historia de la creación.

El rabino Shlomo Yitzhaki, un comentarista clásico de la Biblia en el siglo XI, mejor conocido, por sus siglas, como Rashi, explicaba que la Biblia comienza con la historia de la creación porque habría un día en que la gente acusaría a la nación judía de haberle robado a otros la Tierra Santa. Por lo tanto, la Biblia establece la premisa de que el Creador es el amo de la Tierra. Fue su propia decisión otorgarle la Tierra Santa a la nación judía, así que no hay que pedir perdón por estar ahí.

Resulta claro para todos que esta es la misma guerra en contra de un mal antiguo que ha mostrado su horrible cabeza numerosas veces a lo largo de la historia, con mortíferas consecuencias, y estamos confiados de que prevaleceremos.

Aunque estemos distantes de los campos de batalla, hemos sido llamados a participar en la batalla espiritual en contra del mal realizando más actos de bondad y generosidad.

A partir de que se dieron a conocer las noticias, vecinos, conocidos y extraños se han acercado a mí con lágrimas para expresar su solidaridad. Es verdaderamente conmovedor y motivante, pero sugiero que, además de expresar solidaridad con su presencia y sus palabras, por favor se unan en solidaridad a nosotros participando en esta batalla universal contra el mal de una manera específica, buscando de manera intencional más oportunidades de realizar actos de caridad y amabilidad.

Saturemos nuestro entorno con bondad, contando con una alcancía en nuestros hogares y oficinas, a fin de juntar dinero para donar a obras caritativas de manera frecuente.

Nuestras acciones positivas aquí en El Paso pueden influenciar el resultado de la guerra contra el mal que se libra en Israel. Puesto que cada acto de bondad genera una luz poderosa que erradica la oscuridad, ciertamente logrará eliminar esta despreciable oscuridad que todos aborrecemos.

Maimónides, un sabio medieval nacido en España, señaló: “Una buena obra positiva, una sola palabra e incluso un pensamiento pueden inclinar la balanza y traer salvación al mundo entero”. Que esta guerra sea la última que se tenga que pelear, y que tengamos la dicha de que se concreten las profecías bíblicas de una era de paz eterna y tranquilidad para todos.

PUBLICIDAD

Notas de Interés

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search