string(51) "Trump-empeora-la-crisis-fronteriza-20190118-1466941"
Opinion El Paso

Trump empeora la crisis fronteriza

-

Verónica Escobar / Representante federal de El Paso
viernes, 18 enero 2019 | 20:40

Durante el último mes, como parte de tres delegaciones del Congreso, he viajado a El Paso y el sur de Nuevo México. Escuchamos a las autoridades federales, recorrimos los centros de detención y las estaciones de la Patrulla Fronteriza, y escuchamos a los defensores de los derechos humanos y de la ley que han trabajado con migrantes durante décadas.

Algunos de nosotros incluso vimos dónde fueron detenidos Felipe Gómez Alonzo, un guatemalteco de 8 años que murió recientemente mientras estaba bajo custodia, y su padre.

Obviamente, El Paso y su área metropolitana, incluida Ciudad Juárez, en México, son solo un punto a lo largo de una frontera muy larga. Pero todo lo que vimos demostró por qué el llamado del Presidente Trump para edificar un muro es simplista y equivocado. Si bien hay una crisis en la frontera, no es la que describe el presidente y, de hecho, su “solución” solo empeorará las cosas.

La frontera se extiende por 2 mil millas. Parte de ella pasa a través de terrenos intransitables, otra se ubica junto a ciudades como El Paso. Alrededor de 700 millas de la frontera ya tiene un muro. En otras palabras, la frontera puede parecer una línea larga y delgada en un mapa, pero en realidad es mucho más complicada.

Quienes llegan a la frontera tampoco son la masa humana amenazadora que se imagina Trump. Por un lado, hay muchas menos personas detenidas: un 60 por ciento menos que hace una década. Y en estos días la mayoría está buscando asilo, su derecho legal. Y mientras las drogas fluyen a través de la frontera, la mayoría de ellas llegan a través de puertos de entrada.

No es solo Trump quien no aprecia estos hechos; como paseña y ahora congresista he aprendido que también lo así hace el Departamento de Seguridad Nacional.

Pese a que recibe más dinero que todas las demás agencias federales de aplicación de la ley juntas, el departamento no se ha adaptado a los cambios en las poblaciones y patrones migratorios. Antes de darle un centavo más, el Congreso debe entender por qué.

En lugar de desarrollar una respuesta matizada, que responda a los hechos en el terreno, esta administración ha elegido la incompetencia y la crueldad como su enfoque. Las consecuencias ya son evidentes.

Por ejemplo, una de las razones por las cuales más migrantes cruzan la frontera a través del desierto y luego solicitan asilo es que están siendo rechazados injustamente en los cruces fronterizos oficiales o forzados a languidecer en México, mientras que sus solicitudes se están considerando a un ritmo deliberadamente lento , una táctica llamada “dosificación”. Muchos optan por no esperar y hacen una elección desesperada y arriesgada: algunos mueren como resultado.

Y debido a que las agencias federales de aplicación de la ley no se han adaptado a esta población cambiante, los agentes están mal equipados para manejar a los solicitantes de asilo una vez que llegan.

Esos agentes están acostumbrados a perseguir a hombres mexicanos que cruzan solos decididos a evadir la captura. Ahora están tratando con familias centroamericanas, que huyen de sus países y corren hacia los agentes, no huyen de ellos. Algunos llevan niños muy pequeños; todos se están apiñando en pequeñas células de cemento inhumanas durante varios días.

No culpo a los agentes. Durante una de nuestras visitas a una estación del Sector de El Paso, los agentes nos informaron sobre cuán desprevenidos estaban para atender a los grandes grupos de personas que detuvieron. Tuvieron que comprar burritos de un vendedor en la calle, luego calentar cientos de ellos en un solo microondas pequeño que finalmente se quemó.

Luego estaba la madre que, en nuestra presencia, pidió un vaso de agua para su niño pequeño, solo para que le dijeran que en la instalación no había vasos. Qué terrible situación para la madre, con un niño agotado y sediento en sus brazos. ¿Y de qué manera se impacta agente que tiene que decirle que no?

Durante la temporada de influenza, los agentes en El Paso tuvieron que darles medicamentos a los detenidos bajo su cargo. Imagínese llevar un registro de docenas de recetas destinadas a ser distribuidas cada pocas horas. Todo esto impide a los agentes realizar lo que capacitados para hacer: rastrear y detener a los malos.

Cuando le pregunto a los agentes qué es lo que más les preocupa, escucho historias como esta, no las súplicas para construir un muro. Otras veces piden una mejor cobertura de teléfonos celulares y actualizar sus radios para usarlo en áreas rurales. En áreas urbanas con puertos de entrada concurridos, piden más personal y equipo más nuevo. No hay suficientes jueces de inmigración, no tienen suficiente independencia y las leyes en los libros no reflejan realidades modernas.

Los agentes pueden no ser los culpables, pero las agencias sí lo son. Los activistas locales de inmigración dijeron que su principal preocupación era la comunicación inadecuada por parte de la aplicación federal de las leyes, que dejó a sus organizaciones en apuros cuando la oficina local de Aduanas de Inmigración liberó a cientos de migrantes, que necesitan vivienda temporal, de noche en las calles de El Paso.

Cuando hablamos de una crisis en la frontera, esto es lo que parece: familias desesperadas que agobian a los agentes, quienes a su vez obtienen poca orientación o apoyo de sus oficinas locales, y mucho menos de Washington.

Este año, el Congreso debe investigar la incapacidad de una agencia bien financiada para adaptarse, por qué los supervisores ignoraron las alarmas generadas por sus agentes en el terreno, cómo dos niños (Felipe Gómez y Jakelin Caal Maquin, de 7 años) murieron en consecuencia, y cómo abordaremos mejor las causas de raíz de la migración cambiante.

El presidente Trump y su base no terminarán su obsesión con la seguridad fronteriza hasta que no haya una sola personas indocumentada cruzando la frontera: algo imposible. Para ellos, por supuesto, esto no se trata de la seguridad fronteriza: se trata del nacionalismo y el aislacionismo. Para el resto de nosotros, se trata de encontrar una solución humanitaria a un desafío humanitario.