Opinion El Paso

3 claves para priorizar la salud mental en las empresas

El burnout es una de las más grandes preocupaciones en el mundo corporativo.

Ismael Cala / Motivador

jueves, 10 junio 2021 | 06:00

Miami— El burnout es una de las más grandes preocupaciones en el mundo corporativo. Sin embargo, muchos líderes y empresarios piensan erróneamente que darle relevancia a la salud mental de los empleados y colaboradores, podría ser un obstáculo para la consecución de objetivos empresariales.

Esta falsa creencia se basa en el paradigma de pensar que cuidar el bienestar psicológico implica bajar el rendimiento, ya que las personas dejarían de trabajar duro, que lo verdaderamente importante es lograr las metas planteadas y que; en todo caso, si las personas deciden irse de la empresa es porque no se acoplaron a la cultura organizativa.

Tener este tipo de perspectivas solo logrará agotar a toda una plantilla. Es egoísta y lejos de ayudar, lo que hará es atrasar las metas planteadas porque un empleado agotado por estrés, jamás podrá tener un buen rendimiento. 

Mide los resultados y revisa el tiempo invertido para lograrlo

Debemos entender que trabajar más horas no implica hacerlo mejor, ni ser más productivo. Quien trabaja más no es un mejor empleado exactamente, sino alguien que no sabe administrar su tiempo.

Tener esta visión corta del desempeño en el trabajo, solo logrará que te conviertas en el ratón que corre en la rueda: por mucho que lo intentes, no avanzarás.

Deja que los empleados administren su tiempo y formas de trabajar

Todos somos diferentes, con diversas responsabilidades fuera de nuestro ámbito laboral. Quizás lo que funciona para mí, no funciona para ti. Si algo nos ha enseñado esta pandemia es a ser flexibles y comprensivos ante los escenarios individuales de cada persona.

Insisto: más que el tiempo invertido y las maneras de trabajar de cada quien, lo que debemos observar es la consecución final de objetivos. Eso es lo que verdaderamente cuenta.

Cultiva la felicidad corporativa

Las organizaciones deben impulsar dinámicas de equipo que impulsen el bienestar de las personas, y que se afiancen en una cultura de entendimiento colectivo y flexibilidad. 

La salud mental debe ser más que un reto que concierne a los departamentos de recursos humanos, ya que debe convertirse en la palanca principal de los objetivos corporativos y prácticas comerciales de la empresa.

Seamos conscientes del gran problema que supone el estrés laboral, causante de pérdidas millonarias para las empresas. Asumir nuestra responsabilidad en el bienestar común es la clave para un mundo más empático.