PUBLICIDAD

Opinion El Paso

10 lecciones de María a Otis

.

Jorge Ramos Ávalos/Periodista

domingo, 05 noviembre 2023 | 06:00

Los huracanes son brutales. En solo unas horas te pueden destrozar toda la vida. Llevo más de 30 años viviendo en Miami y he visto una buena dosis de huracanes, incluyendo Andrew (1992). Y como reportero también cubrí los huracanes Katrina en Nueva Orleans (2005) y María en Puerto Rico (2017). Aquí hay algunas lecciones que se pueden aplicar en Acapulco tras el paso del huracán Otis.

- Lección 1. Lo que importa es la respuesta al huracán. La gente es muy sabia. No va a culpar al Presidente por la llegada de un huracán. Eso es culpa de la naturaleza y no se puede evitar. Pero sí va a culpar a un gobierno que no sepa responder de una manera rápida, honesta, eficiente y organizada.

- Lección 2. No trates de minimizar la tragedia ni hagas comparaciones innecesarias. Esto es lo que dijo López Obrador ante uno de los peores desastres naturales en la historia de México: “No nos fue tan mal”. Se refería a que las decenas de muertos de Acapulco no se podían comparar con los 1,392 fallecidos que hubo con el huracán Katrina. Pero eso no le sirve de nada a los acapulqueños que perdieron a un familiar, ni a los cientos de miles de damnificados en Guerrero. Al Presidente que tanto presume de su popularidad ­–lo hizo dos días después del huracán– le faltó sensibilidad para lidiar con una tragedia de enormes dimensiones.

- Lección 3. Es un error, y una pérdida de tiempo y energía, pelearse con los medios de comunicación. Después de una tragedia así la realidad nos desborda. Y eso es lo que han comunicado los medios tradicionales y las redes sociales. Esto no es personal. En México no todo es sobre AMLO. El país siempre va primero. El trabajo de los periodistas es apuntar lo que falló y lo que se necesita.

- Lección 4. La falta de ayuda se nota. No puede ocultarse la falta de comida, de agua, de electricidad, de casa o de orden. Eso se ve. Y contrasta cuando el gobierno dice una cosa y la realidad otra. El entonces presidente George W. Bush se tardó mucho en enviar ayuda a Nueva Orleans tras el paso de Katrina. Fue uno de los grandes fracasos de su Presidencia. Igual ocurrió con Donald Trump y el huracán María. La imagen de Trump tirando papel de baño a los damnificados refleja su total desconexión con Puerto Rico y con la tragedia.

- Lección 5. Acepta toda la ayuda que puedas, venga de donde venga. Todavía se debate si el presidente Miguel de la Madrid negó la entrada de ayuda extranjera en los primeros días después del terremoto de 1985. Ahora en Acapulco, por poner un ejemplo, World Central Kitchen y el chef José Andrés tienen mucha más experiencia recogiendo comida y distribuyéndola a los más necesitados que el Ejército mexicano. Y si la gente y organizaciones privadas quieren ayudar, déjalos. No lo obstaculices. Coopera.

- Lección 6. No hagas política con la tragedia ni compliques los rescates. La imagen más patética de Bush fue cuando lo captaron viendo la tragedia en Nueva Orleans desde la ventana de un avión. O, en el caso de Trump, cuando se puso 10 de calificación tras su pésima respuesta al huracán en Puerto Rico. El reto para López Obrador es que su foto en un jeep atascado en el lodo no se convierta en símbolo de su respuesta a Otis.

- Lección 7. En la reconstrucción aprovecha para cambiar lo que estaba mal antes. Guerrero, y Acapulco particularmente, son muy peligrosos. Se puede aprovechar esta coyuntura para quitarles el control a los grupos criminales que se peleaban por el poder en el puerto. Reconstruir Acapulco significa, también, acabar con la violencia.

- Lección 8. Que los errores no se repitan. La rapidísima intensificación de Otis sorprendió a todos. En retrospectiva, hasta el Presidente sabe que su tuit tardío fue insuficiente. El cambio climático es real y esto pudiera repetirse. Por eso hay que mejorar los sistemas de alerta.

- Lección 9. Hay eventos que cambian un país. La manera en que los mexicanos se ayudaron unos a otros, sin el gobierno, tras el terremoto de 1985 contribuyó a la llegada de la democracia 15 años después. Lo mismo puede ocurrir con Acapulco. Las elecciones presidenciales del 2024 pudieran depender, en parte, de la respuesta que dé el partido en el poder a la tragedia en Acapulco.

- Lección 10. Nunca olvides que lo más importante es salvar a Acapulco y a sus habitantes.

PUBLICIDAD

Notas de Interés

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search