Nuevo Casas Grandes

Realizan conferencia "Haciendo posible, lo imposible

Mario Flores Urban compartió su experiencia de haber logrado evitar su pena de muerte en Estados Unidos

Viridiana Chairez Loya/El Diario

viernes, 22 noviembre 2019 | 20:41

Nuevo Casas Grandes.- Se llevó a cabo conferencia “Haciendo posible, lo imposible”, por Mario Flores Urban, quien compartió su experiencia de haber logrado evitar su pena de muerte en Estados Unidos, los asistentes fueron alumnos de secundarias y preparatorias de la localidad, así como empresarios, clubes sociales e instituciones educativas.

Mario Flores Urban, quien estuvo sentenciado a muerte en Estados Unidos, y tuvo la oportunidad de demostrar su inocencia, logrando destacar en la pintura y el deporte. 

Con la finalidad de conocer su historia, descubrir la fuerza, las decisiones y acciones que llevan a un nuevo destino, se presentó con su testimonio ante 900 alumnos e invitados especiales, este fue un evento gratuito, organizado por la Fundación del Empresariado Chihuahuense A.C. (FECHAC).

La conferencia es titulada “Haciendo posible, lo imposible”, la cual se llevó a cabo el día de ayer a las 11 horas en el salón Cassandra, de Nuevo Casas Grandes. 

Mario Flores Urban, compartió su historia desde su infancia, adolescencia, juventud y la etapa de su vida donde estuvo sentenciado a muerte, por un delito que no cometió. 

El conferencista, mencionó que de pequeño a los 9 años, comenzó a juntarse con dos jóvenes que pertenecían a pandillas de la ciudad de Chicago, a los cuales consideraba sus mejores amigos, tiempo después robo carros, y comenzó a estar muy cercano a las pandillas, lo cual se causó problemas con la policía. 

Por ello, sus padres decidieron llevarlo a una escuela lejos del barrio donde vivía en Chicago, en donde encontró su habilidad en el deporte, entrenaba para clavadista logrando obtener muy buenos resultados, luego de terminar la preparatoria en Estados Unidos, arribo a México para entrenar y poder participar en los juegos olímpicos de esa época. 

Pero tiempo después regresó a Chicago, temporada en la cual se había convertido en la ciudad más violenta de ese país, al llegar él al barrió donde vivía junto con su familia, se ve envuelto en una serie de evento donde un policía lo señala como presunto autor intelectual de una asesinato del líder de otra pandilla de la zona. 

Fue en 1984 cuando se le acusa falsamente de un homicidio, fue arrestado y llevado a la comisaria donde se le pedía que firmará una declaración donde se indicaba que él era responsable, pero Mario Flores, no aceptó. “No iba admitir algo que no cometí, yo solo tenía 19 años”, expresó. 

Al ir narrando su historia, comentó que tuvo un juicio, en donde los dos jóvenes que él consideraba como sus mejores amigos, fueron testigos en su contra, además de una mujer que aseguraba haberlo visto cuando sucedió el asesinato del cual lo culpaba. Motivo por el cual, Mario Flores recibió una sentencia de muerte, y fue enviado a una prisión de máxima seguridad. 

“La vida es cabrona, no hay manera de encontrar un camino fácil, todo necesita esfuerzo, yo les quiero dejar esa reflexión, la vida está diseñada para sacar lo mejor de ti”, expresó Flores Urban, causando asombro en los jovencitos presentes.

Su sentencia de muerte, sería con una inyección letal, “ustedes verán que hice para estar aquí el día de hoy”, señaló. 

Invitando a todos los presentes a no precipitarse, a que todos los jóvenes mantengan una mente en crecimiento, una mentalidad abierta cuando se encuentren en momentos de oscuridad como los que él pasó, “usa las adversidades para sacar tu creatividad”, dijo. 

Al estar en la cárcel, donde permanecía por 23 horas en una celda muy reducida, tuvo tiempo para aceptar y asumir responsabilidades, así mismo describió que en la cárcel gracias a otro de los presos, Rolando Cruz, quien le aconsejo que estudiara Derecho para que se pudiera defender. Y fue así que comenzó un curso de la carrera de Derecho por correspondencia, el cual finalizó con honores.

“Pasaba 23 horas estudiando en mi celda, tenía tiempo y tenía necesidad de hacerlo”, gracia a esto se dio cuenta que los jueces, policías, y autoridades manipulaban las leyes. Durante su estancia en el penal de alta seguridad, logró la liberación de 13 personas que estaban condenados a muerte de manera injusta. 

Pero el sistema se dio cuenta que él era una amenaza y le prohibieron volver a defender a algunos de los presos, ya que Mario Flores, aprovechaba el tiempo para estudiar los casos de sus compañeros presos y así ayudarlos. 

Después tuvo que encontrar otra manera de sacar la creatividad, y comentó a dibujar y pintar de manera autodidacta, y ganó concursos de artes plásticas, realizó más de 40 pinturas, las cuales se colocaron en exposiciones. 

Y de esta manera, con apoyo de personas de España, a quienes llegaron sus pinturas, los medios de información que daban difusión a todo lo que hacía Mario Flores desde la cárcel, el apoyo de su familia, las acciones que tomó Ronaldo Cruz, quien acudió al Gobierno de México, Relaciones Exteriores y Comisión Nacional de Derechos Humanos a solicitar ayuda para que se salvara la vida de Mario Flores, ya que él era mexicano, las autoridades de Estados Unidos, descubrieron que Mario era inocente, y cambiaron la sentencia de muerte por 40 años de prisión, pero Mario Flores logró salir antes, pues ya tenía 18 años de cárcel cumplidos. 

“No necesitas mucho para hacer mucho, con poquito pero lo hagas bien”, fueron de las frases que dijo Mario Flores durante su conferencia, quien logró impactar a los adolescentes y jóvenes de la localidad que escucharon con atención la historia de este hombre que logró destacar en el deporte, el arte, y lo académico, salvándose de morir por sentencia de muerte ante un delito que no cometió.

vchairez@ncg.diario.com.mx