string(48) "fue-gobernador--el-gran-ausente-20190306-1486163"
Nuevo Casas Grandes

Fue Gobernador el gran ausente

Antes de ser llevado a la sepultura, Matsumoto Dórame recibió su última canción de la voz de Rametl Bencomo “El Águila Real de Nuevo Casas Grandes”

Víctor Hugo Valdovinos
miércoles, 06 marzo 2019 | 06:00

Nuevo Casas Grandes.- Ya eran las 12:30 de ayer cuando la primer comitiva salió de la capilla uno de la Funeraria Santa Fe, en el libramiento norte Manuel Gómez Morín, entre familiares, amigos y oficiales custodiando la carroza con los restos mortales del jefe policiaco de Ciudad Juárez, Adrián Matsumoto Dórame, asesinado el pasado domingo por un comando armado en calles de Nuevo Casas Grandes cuando disfrutaba de su día de descanso con su familia.

Desde ese momento se vio la gran ausencia de las corporaciones de Nuevo Casas Grandes que durante toda la ceremonia funeraria y el homenaje de cuerpo presente, no asistieron ni prestaron asistencia vial al avance del cortejo fúnebre.

“Dicen que no pudieron venir porque están cubriendo la visita del Gobernador (Javier Corral)”, señaló uno de los encargados de la logística en el cortejo.

Sin embargo, el mandatario del estado, a cargo de la seguridad del territorio chiuahuense, no llegó sino hasta las 4:00 de la tarde, aterrizando en el aeropuerto que está justo a un lado del panteón donde en esos momentos, se le daba el último adiós a Matsumoto Dórame.

La comitiva que seguía a Corral Jurado pasó junto al panteón y éste jamás se presentó ante la familia o los más de 200 elementos que vinieron desde Ciudad Juárez para despedir a su líder en Nuevo Casas Grandes.

El Gobernador sólo vino a hablar de sus “logros” y recibir vítores.

En la salida de la funeraria, los restos del Subdirector Operativo de Seguridad Pública de Ciudad Juárez, fueron llevados al Gimnasio Municipal “José Luis Arroyos” para rendirle un homenaje solemne, donde recién habían llegado 200 agentes de la corporación fronteriza encabezados por su director, el Secretario de Seguridad Pública, Ricardo Realivázquez Domínguez y el propio Alcalde de aquella frontera, Armando Cabada Alvídrez.

En el lugar se concentraron asimismo  amigos y familiares, así como ex alumnos ataviados con su dobok (traje de combate), personalidades que lo conocieron y de autoridades municipales, los elementos del Departamento Municipal de Bomberos y el Presidente Municipal de Nuevo Casas Grandes, Héctor Mario Galaz Griego.

Otra de las corporaciones presentes fueron los oficiales de la Policía Federal encabezados por su Inspector Jefe, Sergio Solís Castillo, así como elementos del 35 Batallón de Infantería.

Tras la intervención de los funcionarios y la propia esposa (ahora viuda) de Adrián Matsumoto Dórame, con emotivos mensajes en la ceremonia de homenaje de cuerpo presente, donde hubo pase de lista y se tiraron salvas al aire, la comitiva se dirigió a la catedral de La Medalla Milagrosa en donde igual se llevó a cabo una misa de cuerpo presente.

Ya fue a las 3:40 de la tarde cuando el cortejo de unas 80 patrullas y más de 200 elementos uniformados, así como amigos y familiares, se dirigieron al panteón “Recinto de Paz”, para darle el último adiós al nacido en Nuevo Casas Grandes, de ascendencia japonesa pero orgullosamente mexicano, rodeado en su féretro de decenas de coronas, además del silencio de la mayoría mezclado con el sollozo de su familia, de su esposa y su madre.

Antes de ser llevado a la sepultura, Matsumoto Dórame recibió su última canción de la voz de Rametl Bencomo “El Águila Real de Nuevo Casas Grandes”, que acompañada con su guitarra cató la pieza “Yo te extrañaré”, emotiva en su letra y propia para el momento, después, se retiraron primero los oficiales que enfilaron a la salida para su regreso a Ciudad Juárez y después los demás, quedando ahí solo su familia.

[email protected]