Hermanos Christian y Kelly Jones Jones

Defraudan y despojan a productores

Les vendieron terrenos en El Sabinal con promesa de créditos, pero cuando éstos construyeron pozos y sembraron les quitaron sus predios

Víctor Hugo Valdovinos
miércoles, 21 agosto 2019 | 06:00
|

Nuevo Casas Grandes.- Los hermanos Christian y Kelly Jones Jones, están denunciados por los delitos de fraude y despojo al haber engañado a productores menonitas con la venta de unos terrenos agrícolas que luego les quitaron cuando ya estaban trabajados y sembrados, por lo que los abogados defensores de las víctimas declararon ante esta redacción que mañana jueves se les formulará imputación.


"Nuestros clientes actuaron de buena fe y confiaron en la palabra de los hermanos Jones Jones que les vendieron unos terrenos agrícolas en El Sabinal, municipio de Ascensión, pero al intervenir nosotros, éstos se vieron obligados a firmar convenios reparatorios y sin embargo persisten en no pagar lo que le robaron a Peter Krahn Dick y Abraham Reimer, por lo que tuvimos que denunciarlos", señalaron los abogados Jorge Soto Adame y Sergio González González.
En los antecedentes, se indicó que en el 2016 los hermanos Jones Jones habían lotificado una extensión de su propiedad, ofreciendo a jóvenes productores menonitas superficies de 100 hectáreas para iniciar sus ranchos, a un costo de 400,000 dólares con un adelanto de 5 mil dólares.
La oferta de estos lotes en El Sabinal, venía junto con el otorgamiento de créditos a la producción donde el mismo terreno sería la garantía.
Sin embargo, los abogados dijeron que los hermanos Jones Jones comenzaron a engañar a los compradores, diciéndoles que "podían empezar a trabajar las tierras y así, le darían mayor plusvalía al terreno para lograr más fácil sus créditos".
Confiando en la palabra de Christian y Kelly Jones Jones, se dijo que los cuñados Abraham Reimer y Peter Krahn Dick se trasladaron hasta Cuauhtémoc para tramitar un crédito inicial y para ello, hipotecaron terrenos agrícolas del padre de uno de ellos.
Con ese dinero, ambos productores perforaron pozos, compraron equipo de riego tecnificado y todo lo necesario para comenzar a sembrar, llegando al final de cuentas a invertir 230,000 dólares uno y 275,000 dólares el otro porque tuvo que hacer 4 perforaciones antes de hallar una fuente útil para su pozo de riego.
Ya cuando Peter tenía 40 hectáreas de avena sembradas y Abraham 80 hectáreas del mismo cultivo, los hermanos Jones Jones les dijeron que siempre no se había podido conseguir el crédito.
Viendo que estaban a punto de caer en la ruina, los productores trataron de conseguir rápido un comprador para que les compraran sus cosechas y terminaran de pagar esos lotes a los que ya habían otorgado un adelanto a los hermanos Jones Jones.
Sin embargo, cuando parecía que los afectados tenían una solución en la puerta, los hermanos Jones Jones los amenazaron para que les devolvieran los terrenos, animándolos a que si lo hacían "por las buenas" ellos les devolverían el dinero invertido una vez hecha la venta o de lo contrario de todos modos les quitarían todo lo que "estaba ahí en su terreno".
Más aún, cuando los hermanos Jones Jones realizaron la venta con los mismos clientes que ya habían conseguido los menonitas afectados, además de elevar el precio por la plusvalía que adquirieron esos predios luego del desmonte, tecnificación y siembra, se negaron a pagarles.
Fue en el 2018 cuando los abogados Jorge Soto Adame y Sergio González González intervinieron, a fin de interponer una denuncia penal en contra de los hermanos Christian y Kelly Jones Jones por los delitos de fraude y despojo.
De hecho, dijeron que mañana jueves se dará una audiencia para la imputación en contra de estos dos hermanos que pese a haber firmado con ellos ya un acuerdo reparatorio, no lo han respetado por lo que se exigirá que le devuelvan a los afectados su dinero, eso, sin contar las horas-hombre que invirtieron para dejar esos predios listos para la producción.