Sepultan a menor que se disparó junto con su amigo

Dan el último adiós a Edén

Se congregan cientos entre familia, amigos y compañeros de la escuela secundaria

Víctor Hugo Valdovinos
lunes, 10 junio 2019 | 06:00

Nuevo Casas Grandes.-  Cientos de personas entre amigos, familiares y compañeros de escuela, despidieron ayer a su “Querido ángel”, Mario Edén Cruz Sánchez, uno de los adolescentes que hace una semana se disparó en la cabeza junto a su amigo desde el preescolar, causando conmoción en la comunidad y una huella de profundo dolor en el seno de su familia.
Casi ningún familiar se atrevió a dar alguna opinión al respecto, incluso sus padres fueron breves al señalar que “ya sólo querían que todo esto quedara atrás” y mantener en privado el luto de la pérdida de su pequeño hijo de 14 años cumplidos este mayo pasado.
Sólo algunos primos quienes eran sus compañeros de juegos y que convivieron con él incluso en la escuela, se dieron un tiempo para describirlo como “un niño muy serio en sus quehaceres de la escuela”, la Secundaria Federal 91 “Asociación de Profesionistas” de la colonia Colosio, pero “muy alegre y amiguero cuando de convivir se trataba”, por lo que lo recuerdan con mucho cariño.
Su tía, Graciela Sánchez, con lágrimas en los ojos apenas pudo decir que “era un ángel”, un niño muy alegre y lleno de amigos, por lo que nunca se sabrá el motivo por el que hizo eso pues no había aparentemente ninguno, de modo que las razones de este intento de suicidio que él sí concretó mientras su amigo Juan Pablo A.S. de 13 años se encuentra aún grave en Ciudad Juárez, sólo ellos las supieron.
Fue el pasado jueves cuando el pequeño Mario Eden fue declarado muerto en un hospital del Seguro Social de Ciudad Juárez debido a la gravedad de sus lesiones, pero hasta la noche de este sábado pudieron tenerlo aquí de regreso en Nuevo Casas Grandes para su vejación en una de las capillas de la localidad, mientras ayer a las 3:00 de la tarde se llevó a cabo la misa de cuerpo presente en la iglesia Cristo Redentor de la colonia Obrera.
La misa se prolongó más de una hora, donde afuera bajo el intenso sol que anuncia la proximidad del verano, ya esperaba otra carroza fúnebre con los restos de otra mujer de apenas 19 años que falleció por complicaciones de salud, por lo que las calles alrededor del centro religioso lucían llenas ante la congregación de cientos de personas.
Poco después de las 4:00 de la tarde, el féretro con el cuerpo de Mario Eder, a quien su familia y amigos le rindieron homenaje luciendo playeras con su nombre, su fotografía y la leyenda “Querido ángel 2005-2019”, se dirigió al cementerio “Recinto de Paz” conocido también como “El panteón nuevo” en la colonia Héroes de la Reforma, donde su familia le dio el último adiós antes de que su cuerpo fuera sepultado.