Local

Dan el último adiós a Alberto Armendáriz

En la misa de cuerpo presente en la parroquia La Santa Cruz, donde su hijo Alberto dio un emotivo discurso homenaje

Víctor Hugo Valdovinos
lunes, 01 julio 2019 | 06:00
|

Nuevo Casas Grandes.- Cientos de personas entre destacados empresarios y familiares hasta de Estados Unidos, dieron ayer el último adiós al ingeniero Alberto Armendáriz Chaparro de 68 años, en una emotiva misa de cuerpo presente celebrada en la iglesia católica de la colonia Dublán.
Tras la misa que tuvo cerca de una hora y media de duración, el féretro con el cuerpo de Armendáriz Chaparro ya no enfiló a ningún panteón, pues por decisión de la familia sus restos serán cremados el día de hoy en la ciudad de Cuauhtémoc.
El fallecimiento del empresario e integrante de todos los clubes sociales de la ciudad, así como de las asociaciones del sector comercial y empresarial, además de pertenecer a las filas del Partido Revolucionario Institucional (PRI), se registró la tarde de este viernes pasado en el tramo de Ciudad Juárez a Ascensión, cuando tuvo un accidente carretero.
La tragedia no sólo fue un golpe para su familia, sino para el sector empresarial y muchos otros, como el ganadero, ya que Alberto Armendáriz Chaparro se distinguió como su padre, por su gran espíritu emprendedor y de servicio, así como su visión para los negocios.
Luego de la misa oficiada por el párroco de la iglesia de la Santa Cruz en la colonia Dublán, que empezó en punto de las 3:00 de la tarde, también intervinieron familiares y uno de los hijos de Armendáriz Chaparro, Alberto, quien entrecortando a veces sus frases por el pesar de estar junto al cuerpo de su padre, agradeció a todos los presentes su apoyo y las expresiones para acompañar a la familia en el doloroso trance.
En la parroquia, las voces al micrófono destacaron muchas virtudes del ingeniero junto con alguna experiencia personal para reflejar su forma de ser con las personas, muchas de las cuales ayudó en diversas formas, pero en lo que todos coincidieron, fue el incansable espíritu de trabajo que distinguió a Alberto Armendáriz Chaparro, incluso hasta el día de su fatal deceso que venía de un viaje de negocios.
Luego de la misa, los familiares y amigos comenzaron a salir del recinto, intercambiaron algunas impresiones durante breves minutos antes de dispersarse y dejar la parroquia nuevamente abandonada, mientras la carroza se preparaba para regresar el féretro con el cuerpo del ingeniero Armendáriz Chaparro a las instalaciones de la funeraria, donde hoy será llevado a Cuauhtémoc para su cremación.
[email protected]