Diócesis de NCG

Asegura que no habrá encubrimiento por detención del padre Ramiro

César Alejandro Gómez dijo que esto afecta a los sentimientos de los fieles

Viridiana Chairez Loya
martes, 23 abril 2019 | 06:00

Nuevo Casas Grandes.- Diócesis de Nuevo Casas Grandes, asegura que no habrá encubrimiento de ningún tipo, con respecto a la detención del Sacerdote Ramiro P., quien es acusado del delito de violación agravada, de igual modo se sienten conmocionados por tal hecho, no por la imagen sino porque afecta los sentimientos de los fieles católicos, mencionó el Vicario General, Presbítero César Alejandro Gómez Arciniega.
El día de ayer fueron convocados los medios de comunicación locales, por parte de la Diócesis de Nuevo Casas Grandes, con la finalidad de dar a conocer su postura ante la detención y proceso jurídico que afronta el Sacerdote Ramiro Plascencia, quien fue arrestado el pasado viernes 19 de abril del presente año.
Fue el Vicario General, César Alejandro Gómez, en representación del Obispo Jesús José Herrera Quiñonez, quien dio respuesta ante los medios de comunicación sobre éste caso.
“Los citamos hoy con el deseo de que supieran la pena que sentimos como Iglesia por este tipo de situaciones que se están presentando, en donde hay una presunta culpabilidad por delito de violación agravada del Padre Ramiro, así lo maneja la Fiscalía, nos duele muchísimo como Iglesia, como sociedad, desde un principio el Obispo hace presencia, su apoyo y cercanía a las presuntas víctimas, el padre fue detenido el viernes pasado para enfrentar su proceso jurídico “, indicó el Vicario General, César Alejandro Gómez.
Por otra parte, aclaró que el Padre Ramiro, desde el pasado mes de septiembre del 2018 dejó de ser párroco, y que también desde el mes de febrero del año en curso fue suspendido de sus funciones como sacerdote, es decir no puede celebrar ninguna misa, ni alguna otra función de las que un presbítero realiza.
De igual modo, el padre César Alejandro Gómez, agregó que el proceso que tiene el padre Ramiro en Ciudad Juárez es por abuso, y en este caso sí es un proceso jurídico por violación agravada motivo por el cual ya fue detenido  por las autoridades.
Asimismo, el Vicario General de la Diócesis, hizo hincapié en dar a conocer a la comunidad, que en caso de que alguien haya sido afectada por algún sacerdote de esta manera, se acerquen a denunciar, ya que aseguran que como Iglesia, como Diócesis, no realizaran ningún tipo de encubrimiento, sino que apoyaran a las víctimas.
Cabe mencionar, que en el caso del joven que realizo esta demanda en contra del padre Ramiro, primero acudió acompañado por su familia con las autoridades eclesiásticas, para dar a conocer los sucesos, luego el mismo Vicario General, los acompaño a interponer la denuncia.
Una de las preguntas hechas al Vicario fue, que si la diócesis estaba pagando a los abogados del padre Ramiro, ante ello, el Sacerdote César Alejandro Gómez, mencionó que no, que los abogados son particulares y que el mismo padre Ramiro era quien los había contactado.
Como parte del mensaje a la comunidad católica comentó lo siguiente; “me uno a los sentimientos del Papa Francisco, nos sentimos conmocionados, no es fácil afrontar estas situaciones, la Iglesia estará presente para acompañar a las víctimas y también al sacerdote en proceso pero nunca encubriendo este tipo de situaciones”, dijo.
Añadió, que les podía mucho la imputación, ya que el padre Ramiro era parte del Clero de la Diócesis de Nuevo Casas Grandes, un hermano sacerdote para ellos, pero que son conscientes de que cada sacerdote debe afrontar las consecuencias de sus actos, “indudablemente afecta al clero, no en la imagen, sino en los sentimientos de los fieles, no por un sacerdote o mal testimonio de uno, significa que todos sean igual”.  
Comentó también que el padre Ramiro, siempre será sacerdote pero que ya no podrá volver a ejercer su función, esto como parte de la pena Canónica que también se realiza en caso de ser culpable.  
Además, dio a conocer un comunicado emitido por el Obispo Jesús José Herrera Quiñonez, en el cual menciona lo siguiente:
“En relación al proceso judicial ante la posible ofensa de abuso sexual hacia una persona menor de edad por parte de uno de nuestros sacerdotes, recientemente se ha presentado otra acusación de presunta violación, también hacia una persona menor de edad. Quiero reiterar a toda nuestra Iglesia Diocesana, el dolor que nos causan este tipo de hechos, y como corresponde en estos casos, estamos colaborando con la Fiscalía del Estado para que el proceso se desarrolle convenientemente en la justicia.
Desde el momento en que se presentó la acusación, además de informar a las autoridades competentes, en nuestro Estado, como Iglesia hemos ofrecido a los afectados y sus familias toda nuestra cercanía y disposición para ayudarles y acompañarlos a través de las instancias eclesiales a nuestro alcance.
Como lo he expresado a todo el pueblo de Dios en otro momento, quiero reiterar mi firme compromiso en la defensa de las víctimas de toda forma de abuso por parte de cualquier clérigo. Como sabemos el Papa Francisco nos ha dado la consigna de “cero tolerancia” ante todos estos casos; por lo mismo, quiero garantizar en lo que de nosotros dependa, que ningún caso de estos que pudieran surgir en nuestra Iglesia Diocesana será encubierto  de forma alguna”.
Este caso ha impactado a la comunidad en general, y la Diócesis de Nuevo Casas Grandes, reitera que no habrá encubrimiento, y exhorta a todos aquellos que hayan pasado por alguna situación similar y que involucre a algún sacerdote lo hagan saber con las respectivas autoridades.
Cabe señalar, que el próximo miércoles 24 de abril del año en curso será la segunda audiencia para el sacerdote Ramiro P., y se mantendrá un proceso jurídico en espera de saber su culpabilidad o inocencia.