Con sed de servir

Integrantes del Departamento de Bomberos de El Paso recibieron sus títulos como paramédicos certificados

Jaime Torres / El Diario de El Paso
Viernes, 11 Enero 2019 | 09:32

“Servir a la comunidad en momentos críticos y hacer algo más por ellos es algo que siempre quise hacer, ahora con mi certificación podré hacerlo”, afirmó Baltazar Cano, uno de los 13 estudiantes que obtuvo este miércoles su título durante la 5ta. Ceremonia de Graduación de Paramédicos, realizada en el Firefighters Hall, ubicado en el 3112 Forney Ln., en el este de la ciudad.
Visiblemente emocionado y al lado de sus padres, hermanos y su hija, el nuevo paramédico dijo sentirse orgulloso de haber avanzado en su carrera profesional. “Es mucho orgullo, mucho sacrificio llegar a esta posición pero gracias a la familia y a nuestros instructores lo pude lograr”, dijo el bombero con tres años de servicio.
Comentó que su decisión para convertirse en paramédico se dio luego de tener una serie de experiencias como bombero y darse cuenta “que podía hacer más por atender a mis pacientes o familias. Quiero ayudar más a mi comunidad”.    
Él al igual que sus 12 compañeros, recibió de manos de sus superiores el certificado que lo acredita como paramédico certificado por Texas State Health Services al cumplir con las certificaciones que exige National EMS Educational Standards.
Durante una ceremonia en la que juramentaron cumplir con las leyes físicas y judiciales de Dios y el hombre encomendadas según su capacidad y criterio  para beneficio de los pacientes, los nuevos técnicos en la salud alzaron sus brazos como señal de su lealtad.
“Es un orgullo para El Departamento de Bomberos el poder generar además de bomberos a un grupo de para médicos como institución certificada”, expresó enrique Aguilar, portavoz de la corporación.
Resaltó que con estos 13 nuevos paramédicos, que se unen a las filas a partir de este viernes, se refuerza el servicio a la comunidad al tener una mayor capacidad de respuesta en los servicios que se ofrecen.
Explicó que la academia fue de 6 meses, tiempo en el cual se les impartió una serie de conocimientos como: primeros auxilios, protocolos que deben seguirse en hospitales y salas de emergencias, diagnósticos, medicina entre otras materias de la rama médica.
En un horario de 8 de la mañana a las 5 de la tarde los estudiantes dejaron a un lado sus funciones como bomberos en las estaciones asignadas para enfocarse de lleno a sus estudios y prácticas.
“Hoy es un día especial, fue un trayecto largo de mucho estudio y práctica pero valió la pena”, dijo Ernesto Muñoz mientras mostraba su certificado a su novia al término de la ceremonia.
Ernesto, al igual que Baltazar, coincidió en que estar preparados redundará en una mejor atención al paciente y sobre todo aplicar sus conocimientos para salvar vidas en cualquier contingencia que se presente.
“Quiero prepararme aun más y algún día poder dirigir la corporación, ese es mi sueño”, comentó tras agradecer las muestras de cariño que le brinda la comunidad a la hora de prestar un servicio.
El objetivo de EPFD es tener el mayor número de paramédicos para mantener un servicio eficiente a la hora de que uno de los técnicos médicos se retire, salgan de vacaciones o decidan cambiar de unidad. “Siempre tener más paramédicos representa  una ventaja para llenar las plazas”.
Durante el evento se mencionó que en el verano próximo graduará otra generación de bomberos e iniciará otra convocatoria para reclutar y formar nuevos paramédicos.   
Al final de la ceremonia, encabezada por el jefe de entrenamiento Kevin Mende, los nuevos paramédicos compartieron su alegría con sus superiores y familiares que acudieron a festejar su graduación.