¿Y dónde quedó la escolta presidencial?

Al menos una veintena de guardaespaldas o personal de EMP del expresidente Enrique Peña Nieto decidieron irse con él y su familia

Reforma
domingo, 07 abril 2019 | 07:11
Reforma

Ciudad de México— La decisión del presidente Andrés Manuel López Obrador de desaparecer al Estado Mayor Presidencial benefició a algunos de sus integrantes, pero afectó a la mayoría.
Al último Jefe de la corporación, Roberto Miranda, le dieron una agregaduría militar en España por dos años, al tiempo que otros de sus altos mandos fueron asignados a zonas militares, direcciones administrativas de la Defensa Nacional o puestos relevantes.
En contraste, cientos de uniformados dejaron sus áreas de especialización en ese órgano para incorporarse a batallones de la Policía Militar o en departamentos donde prácticamente no hay actividad.
Otros más solicitaron su retiro anticipado o licencia para convertirse en escoltas de exfuncionarios o empresarios.
De los mil 900 elementos que conformaban el EMP, 600 están asignados al Segundo Batallón de Servicios Especiales de la Sedena, integrado por ex escoltas de funcionarios y del Mandatario en turno, por elementos a cargo de seguridad y logística de eventos del presidente y por quienes cuidaban las sedes presidenciales.
Estos permanecen en las instalaciones de Constituyentes 270 a la espera de "algún servicio" en seguridad.
Debido a que los elementos del EMP ganaban una comisión extra a su sueldo por pertenecer a esa agrupación, ésta les fue retirada.
Los subjefes de esa corporación fueron designados como jefes del Estado Mayor en Zonas Militares: el de Logística, Román Villalvazo, en Villahermosa; el de Seguridad, Enrique García Jaramillo, en Valladolid, Yucatán, y el de la Coordinación de Transportes Aéreos Presidenciales, Gabriel Martínez, en Santa Lucía, Estado de México.
Los pilotos que estaban a cargo de las 20 aeronaves presidenciales prácticamente están en la inactividad, pese a su experiencia internacional, por lo que van a sus oficinas a cumplir un horario de trabajo de 7:00 a 15:00 horas.
Ubicados en lo que antes era el Hangar, ahora Sexto Grupo Aéreo, vuelan de vez en cuando los aviones y helicópteros para que no se descompongan y mantener su certificación internacional.
Algunos han logrado ubicarse en líneas comerciales internacionales, mientras que sobrecargos y personal administrativo fue despedido.
Al menos una veintena de escoltas o personal de Ayudantía del expresidente Enrique Peña Nieto decidieron irse con él y su familia.
El personal médico del Centro Hospitalario del EMP se mantuvo, ahora como una especie de sucursal del Hospital Militar. La banda de música encontró cabida en el grupo de la Sedena.
En tanto, el Cuerpo de Guardias Presidenciales, conformado por 5 mil elementos, quienes resguardaban los actos públicos del Mandatario en los estados, se dividieron en dos batallones como policías militares y, próximamente, podrían unirse a la Guardia Nacional