Ven riesgo en omisión de autonomía

El proyecto de dictamen de la iniciativa de reforma educativa puede omitir la fracción que garantiza la autonomía universitaria

Reforma
viernes, 08 febrero 2019 | 15:19

Ciudad de México— Especialistas en educación expusieron que si el proyecto de dictamen de la iniciativa de reforma educativa omite la fracción que garantiza la autonomía universitaria se corre el riesgo de perder diversas libertades ganadas a través del tiempo.
Rectores como el de la Universidad Nacional Autónoma de México, Enrique Graue, han externado su preocupación a legisladores sobre este tema a través de un desplegado publicado hoy en Reforma.
El día 6 de febrero, Graue informó que envió una carta dirigida al presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados, Mario Delgado, y a las presidentas de las comisiones de Educación, Adela Piña, y la de Puntos Constitucionales, Miroslava Carrillo.
En el documento, expresó su convicción de que la omisión de la fracción 7 del artículo tercero de la Constitución haya sido el resultado de un error de transcripción, como lo ha explicado el Presidente, López Obrador, y el Secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma.
Asimismo, otros líderes universitarios pidieron que se preserve, sin alteración, el derecho constitucional a la autonomía.
De lo contrario, refirió Ángel Díaz Barriga, investigador emérito del Instituto de Investigaciones sobre la Universidad y la Educación de la UNAM, se perderían derechos consagrados tras varios años de lucha e incluso la misma esencia de la máxima casa de estudios.
El experto confió en que efectivamente sólo se trate de un error y llamó a que éste sea enmendado.
"Yo pienso que fue un descuido grave ciertamente, de quienes asesoran al Presidente o del Presidente mismo al llevar el proyecto de decreto de reforma constitucional con esta omisión", opinó en entrevista.
"La autonomía de la universidad mexicana es una conquista histórica de las instituciones, empezando primero por la Autónoma de San Luis Potosí, posteriormente en el 29 con la Universidad Nacional Autónoma de México", agregó Díaz.
La autonomía, resaltó, garantiza a universidades y a universitarios, elegir de forma interna a través de mecanismos de elección a sus autoridades.
Así como procesos para definir planes de estudio e incorporación de carreras nuevas, sin la intervención de autoridades federales o estatales, como ocurre en algunos Institutos Tecnológicos, aseveró.
Además garantiza, agregó, la pluralidad de ideas de acuerdo a las diversas escuelas y corrientes del pensamiento que hay en cada una de las disciplinas sociales como la filosofía, historia, literatura, sociología, economía, entre otras.
"En este sentido, la autonomía, yo diría que es un valor intrínseco para la institución universitaria mexicana.
"En la UNAM ha sido incluso un rasgo distintivo de una institución conformada en el liberalismo mexicano la libertad de ideas y la libertad de expresión", añadió.
En tanto, Romualdo López de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), especialista en Gobierno y Gobernabilidad de las Universidades Públicas de México, refirió que se debe garantizar la no intervención del Estado en la vida interna de las instituciones públicas de educación.
"Ellos dicen que no fue un error, aunque algunos de nosotros pensamos que no fue tal y que a lo mejor sí había una intención de pues, no de acotar, sino de poner en entre dicho la autonomía para algunas universidades o para las universidades", consideró.
Advirtió que es un vano intento de tratar de coartar la libertad de opinión de las universidades autónomas.
"Mucho antes de 1980 cuando se aprobó la incorporación de la autonomía en la Constitución, las universidades tienen una tradición de muchos siglos de que ha luchado por la autonomía.
"Y ha demostrado que en los diferentes países es una garantía de que el conocimiento debe estar por encima de todas las convicciones religiosas o todas las convicciones políticas", agregó.
La comunidad académica de las instituciones públicas de educación superior, refirió, están acostumbrados a desempeñarse en un papel de abonar, criticar y contribuir al desarrollo del País con total libertad y se pugnará porque esto esté garantizado.
"En la Universidad se manifiestan todas las posiciones, todas las tendencias y no pretende de ninguna manera pelear por un espacio político de poder, sino únicamente ser la expresión libre de los avances del conocimiento", resaltó.