Nacional

Ve EU respuesta fiscal débil de México por Covid

Es uno de los factores que contribuyen a la incertidumbre en torno al país

Agencias

José Díaz Briseño / Corresponsal
Agencia Reforma

miércoles, 09 septiembre 2020 | 17:29

Washington— La respuesta de apoyo fiscal de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador ante el Covid-19 es percibida por inversionistas como débil y es uno de los factores que contribuyen a la incertidumbre en torno al país, dijo el gobierno de Estados Unidos.

En la versión 2020 de su Reporte sobre Clima de Inversión en México, el Departamento de Estado de EU citó la respuesta fiscal al Covid-19 a dos factores citados desde 2019 como coadyuvantes a la incertidumbre: la situación de Petróleos Mexicanos y los cambios regulatorios en energía.

"Los inversionistas reportan que los cambios regulatorios, la salud financiera inestable de la petrolera estatal Pemex y una respuesta fiscal percibida como débil ante la crisis económica de Covid-19 han contribuido a la incertidumbre actual (en México)", apuntó el Departamento de Estado de EU.

Según la evaluación más reciente publicada por el Fondo Monetario Internacional (FMI) a finales de junio, la respuesta de apoyos fiscales del Gobierno de México ante la pandemia equivale a 0.7 por ciento del PIB, algo que contrasta con la de otros países similares como Brasil donde suma 6.5 por ciento del PIB. 

Tal como hace un año cuando expresó preocupación por "políticas contradictorias" del Gobierno de López Obrador, EU insistió ahora que diversos cambios regulatorios en el área energética inhiben la competencia y favorecen a las paraestatales Pemex y Comisión Federal de Energía (CFE).

"La Administración de López Obrador ha realizado algunos cambios regulatorios y de políticas que favorecen a Pemex y CFE sobre los participantes privados. Los cambios han llevado a empresas privadas a presentar demandas en los tribunales mexicanos y varias están considerando el arbitraje internacional", apunta el reporte 2020.

En el sector eléctrico, compañías privadas iniciaron en mayo litigios contra nuevas directivas del Gobierno mexicano que dan prioridad a la CFE mientras que en el sector de combustibles, grupos estadounidenses lo han acusado de retrasos de permisos para su despacho y almacenamiento.

Apenas la semana pasada, el Secretario de Estado de EU, Mike Pompeo, defendió expresamente las inversiones estadounidenses en el sector energético mexicano derivadas de la apertura iniciada en 2013 asegurando que México mismo se beneficia de sus tecnologías para explotar sus recursos.

Además, el Departamento de Estado acusó que la decisión en 2019 de Pemex de disputar el control operativo del campo petrolero Zama en aguas someras del Golfo de México, desalentó a los inversionistas extranjeros en el sector.

"Los actores extranjeros se desalentaron cuando Pemex buscó hacerse cargo de la operación de un importante descubrimiento de petróleo en aguas poco profundas (campo Zama) realizado por un consorcio liderado por una empresa estadounidense", dice el reporte publicado hoy.

"El consorcio privado (liderado por Talos Energy) había invertido más de 200 millones de dólares para realizar el descubrimiento. El resultado de esta disputa aún no se ha decidido", añade apenas el 7 de julio pasado, la Secretaría de Energía (SENER) ordenó a la estadounidense Talos Energy a iniciar negociaciones con Pemex -titular de un campo adyacente- para determinar la explotación conjunta del campo Zama a pesar de que la petrolera mexicana no ha hecho pozos exploratorios.

De acuerdo con el cronograma determinado bajo la Ley mexicana, Talos Energy y Pemex deberán llegar a un acuerdo antes de que termine el año-120 días hábiles a partir del 7 de julio-para determinar el operador principal del campo Zama así como la manera de repartir ganancias.