Turnan minuta de Guardia a Comisión

Los diputados son la Cámara de origen de la reforma para crear la Guardia Nacional y ahora les corresponde revisar los cambios que hicieron los senadores al proyecto

Reforma
viernes, 22 febrero 2019 | 20:31

Tras recibir del Senado la minuta de reformas sobre la Guardia Nacional, la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados la turnó a la Comisión de Puntos Constitucionales para su inmediata discusión.
En la sesión del jueves, el pleno acordó que se turnara el proyecto a la comisión correspondiente y se publicara en la Gaceta Parlamentaria en cuanto se recibiera de la Cámara de Senadores.
La Comisión podría sesionar el martes para discutir el dictamen y que se publicite de primera lectura ese mismo día, para que se pueda discutir en la sesión del jueves.
Los diputados son la Cámara de origen y ahora les corresponde revisar los cambios que hicieron los senadores al proyecto.
Ya no se pueden hacer ajustes en la redacción, por lo que los diputados solo pueden decir si están de acuerdo o no con las modificaciones que se hicieron.
Si aceptan los cambios y se logra la mayoría calificada, el proyecto de reformas se enviará directo a los Congresos estatales, que forman el Constituyente Permanente.
Los Congresos locales no pueden hacer modificaciones, solo pueden decir si avalan o no la reforma constitucional que les envía el Congreso federal.
Cuando se reúna la mitad más uno a favor de la reforma, para lo que no hay un tiempo límite, ésta se puede dar por aprobada, en una declaración que hacen las Cámaras federales.
En caso de que los diputados federales rechazaran los cambios, el proyecto se regresaría a la Cámara alta, quienes a su vez tendrían que manifestar si están de acuerdo o no con la redacción original aprobada en San Lázaro.
Igualmente, si hubiera aceptación a la redacción original, pasaría a los Congresos locales para su ratificación.
Pero si los senadores no aceptan la postura de los diputados, el tema ya no podría discutirse en el actual periodo de sesiones y habría que esperar al siguiente para empezar un nuevo proceso legislativo.
El documento, publicado en la Gaceta Parlamentaria, precisa que la Federación contará con una institución policial civil denominada Guardia Nacional, que se constituirá con los elementos de la Policía Federal, Militar y Naval; y estará adscrita a la secretaría del ramo de seguridad pública, que formulará la Estrategia Nacional de Seguridad Pública.
La formación y el desempeño de los integrantes de la Guardia Nacional y de las demás instituciones policiales se regirán por una doctrina policial, fundada en el servicio a la sociedad, la disciplina, el respeto y los derechos humanos, se precisa en la redacción.
Establece la facultad del Congreso de la Unión para expedir leyes que, con respeto a los derechos humanos, establezcan las bases de coordinación entre la Federación, entidades federativas y municipios; organicen la Guardia Nacional y las demás instituciones de seguridad pública en materia federal, de conformidad con lo establecido en el artículo 21 de la Constitución, así como la Ley Nacional sobre el Uso de la Fuerza, y la Ley Nacional del Registro de Detenciones.
En los artículos transitorios, la minuta detalla que durante los cinco años siguientes a la entrada en vigor del decreto, en tanto la Guardia Nacional desarrolla su estructura, capacidades e implantación territorial, el Presidente de la República podrá disponer de la Fuerza Armada permanente en tareas de seguridad pública.
Además, subraya que los Ejecutivos de las entidades federativas presentarán ante el Consejo Nacional de Seguridad Pública, en un plazo que no podrá exceder de 180 días a partir de la entrada en vigor del decreto, el diagnóstico y programa para el fortalecimiento del estado de fuerza y las capacidades institucionales de sus respectivos cuerpos policiales, estatales y municipales.