Nacional

Temen incursión armada vs Embajada de México en Bolivia

'Denunciamos que se mantiene el secuestro policiaco y militar en contra de las instalaciones diplomáticas', dijo Maximiliano Reyes

Tomada de Twitter

Reforma

martes, 24 diciembre 2019 | 19:00

Ciudad de México— El subsecretario para América Latina y el Caribe, Maximiliano Reyes, indicó que México ve el riego de una incursión armada en sus sedes diplomáticas en Bolivia que se encuentran cercadas por elementos policiales desde el 21 de diciembre. 

"Denunciamos que se mantiene el secuestro policiaco y militar en contra de las instalaciones diplomáticas de México en Bolivia.

"Estamos en alerta permanente ante el riesgo de una incursión armada a nuestros inmuebles en La Paz", expuso el funcionario de la Cancillería en su cuenta de Twitter.

Por otro lado, el Gobierno de México pidió a la comunidad internacional condenar la intimidación a su Embajada y Residencia Oficial en Bolivia.

En un pronunciamiento difundido por la Secretaría de Relaciones Exteriores, México volvió a denunciar el hostigamiento a las sedes diplomáticas mexicanas.

Detalló que los cuerpos de seguridad e inteligencia bolivianos, que comenzaron a cercar las sedes el pasado 21 de diciembre, continúan rodeando ambos recintos de México en La Paz, contrario a lo que han declarado funcionarios de ese país.

La Cancillería indicó que actualmente existe un cerco policial que registra el movimiento de las personas que entran y salen de los recintos diplomáticos mexicanos; agentes realizan grabaciones y han intentado detener el libre tránsito de la Embajadora de México y del personal diplomático, mientras que oficiales motorizados siguen los desplazamientos de vehículos oficiales.

"Es evidente que estas acciones no corresponden a las prácticas habituales de vigilancia y protección de los inmuebles diplomáticos, basadas en las normas que regulan la buena convivencia entre las naciones, y sólo se pueden explicar a la luz de la situación política interna por la que atraviesa ese país", manifestó la dependencia.

En ese sentido, el Gobierno de México exigió a Bolivia cumplir con sus obligaciones internacionales, garantizar la inviolabilidad de las misiones diplomáticas y cesar la política de hostigamiento y amedrentamiento.

"De mantenerse esta situación, México responsabiliza a Bolivia por cualquier afectación a la sede diplomática, a su personal acreditado y a toda persona que se encuentre bajo la protección del Estado mexicano en ese país", dijo.