Nacional

'Sigo en la línea de fuego'

La primera persona en ser vacunada dijo estar al pie del cañón en la lucha contra el Covid

César Martínez
Agencia Reforma

César Martínez / Jorge Ricardo
Agencia Reforma

jueves, 24 diciembre 2020 | 10:13

Ciudad de México— Tras recibir la primera dosis que se aplicó en México de la vacuna contra el Covid-19, la enfermera María Irene Ramírez se dijo feliz y aseguró que mañana va a seguir trabajando.

La jefa de enfermería del Hospital Rubén Leñero salió a las 8:50 horas, después del subsecretario Hugo López Gatell, del Hospital General de México donde fue vacunada.

¿Cómo se siente de haber recibido la vacuna?, se le preguntó.

"Feliz, todo está bien", dijo.

Explicó que fue electa de manera aleatoria para recibir la primera dosis de la vacuna de Pfizer.

"Sí (sigo trabajando), yo sigo en la línea de fuego, le pido al pueblo que se cuide, por favor".

"(Mañana) sí seguimos trabajando".

-¿Cómo ha sido para usted ser la primera integrante del personal médico que se ha puesto la vacuna?

-Se siente bien. Es un orgullo y además un compromiso para seguir adelante ante esta pandemia y con más seguridad seguir haciendo frente a esta situación.

-¿Qué le ha tocado ver a usted en esta pandemia?

-Me ha tocado ver muchas situaciones difíciles, pero siempre dispuesta para hacer frente a ello.

-¿Qué sintió cuando le pusieron la vacuna?

-Un poquito de dolor nada más, pero todo bien.

-¿Estuvo nerviosa anoche?, ¿qué estuvo pensando?

-Nerviosa, pero dispuesta pues para seguir en esto. Tenemos que tener siempre la energía para enfrentarnos a esta situación.

-¿Cuánto tiempo lleva usted laborando?

-Pues, desde que empezó la pandemia, febrero, marzo.

-¿Y su carrera de profesional médico?

-Tengo 33 años de servicio.

-¿Qué ha significado esta pandemia para usted?

-Ha sido muy difícil, una circunstancia difícil, pero dispuesta a seguir adelante.

La enfermera Ramírez salió del hospital acompañada por su esposo y aseguró tener confianza en la vacuna.

Momentos antes, uno de los compañeros de trabajo de la enfermera expresó a su esposo la admiración que siente por María Irene.

"Le doy gracias a Dios de tener a una compañera mano a mano para trabajar en esto como es tu esposa", dijo el médico que acompañó a la enfermera.