Se reunirá CEM con víctimas de abuso

'Hay obispos que desafortunadamente siguen encubriendo esos casos. Lamentablemente', dijo Rogelio Cabrera

Reforma
miércoles, 13 febrero 2019 | 23:19

Ciudad de México— El presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), Rogelio Cabrera, se reunirá el próximo viernes con víctimas de abuso sexual de sacerdotes para escuchar su historia y sus necesidades de justicia. 

Al encuentro se prevé que acuda, Jesús Romero, víctima del sacerdote Carlos López, y representantes de otros afectados.
Joaquín Aguilar, director en México de la Red de Sobrevivientes de Abuso Sexual por Sacerdotes (SNAP, por sus siglas en inglés), adelantó que en el encuentro pedirán información sobre quiénes son los 152 sacerdotes suspendidos por estar involucrados presuntamente con este delito.
"Hay obispos que desafortunadamente siguen encubriendo esos casos. Lamentablemente", dijo en entrevista con REFORMA.
Explicó que su organización le da seguimiento a 530 casos de pederastia, pero se necesita tener claridad sobre el total de menores dañados y cómo se encuentran emocionalmente.
"Le estamos apostando a la atención de los casos que ya existieron y a la prevención que se ha dejado de lado. No podemos permitir que este tipo de cosas sigan sucediendo y hay que tocar varios puntos dentro de la atención y la prevención", enfatizó.
Consideró que a la cumbre de Obispos contra la pederastia que se realizará del 21 al 24 de febrero al Vaticano, México presentará pendientes en materia de justicia, transparencia de los casos y reparación del daño a los afectados.
"México debe poner a las víctimas en el centro, como nunca lo ha hecho nadie. Aquí desafortunadamente siguen en el círculo que ellos (la Iglesia católica) investiga y ellos se castigan", criticó.
Reprochó que en el País existe una complicidad del Estado para no castigar la pederastia clerical.
Aseguró que a nivel mundial a México se le cataloga como un País que quiso ocultar los casos de pederastia y donde existe impunidad en este delito.
"Era un tema que no quería tratar gran parte de la jerarquía católica ", expresó.