Reprocha SRE bloqueo

El Gobierno de México no coincide con la decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos con la que se permite restringir las solicitudes de asilo, aseveró ayer el canciller Marcelo Ebrard

Reforma
viernes, 13 septiembre 2019 | 06:00
|

Ciudad de México— El Gobierno de México no coincide con la decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos con la que se permite restringir las solicitudes de asilo, aseveró ayer el canciller Marcelo Ebrard.

“Es un asunto de los Estados Unidos, desde luego que no coincidimos”, señaló en la conferencia de prensa matutina.

Destacó que México tiene una política migratoria muy distinta a la de Estados Unidos. 

“Nuestra política de refugio, de asilo, es una tradición y en México no implementaríamos ese tipo de restricciones”, sostuvo.

El titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) indicó que el Gobierno federal está evaluando los impactos que tendrá esta medida en México.

“Son medidas sin precedentes, que la Corte haya decidido eso llama la atención”, manifestó. 

Adelantó que la Cancillería sostendrá reuniones para evaluar los efectos que tendrá esta restricción en el país.

El miércoles, la Corte Suprema de Estados Unidos autorizó al presidente Donald Trump restringir drásticamente el derecho a solicitar asilo de aquellos migrantes que llegan a Estados Unidos vía la frontera con México.

La medida, que se anunció en julio, obliga a los migrantes a solicitar asilo primero en otros países.

Estas normas afectan a miles de centroamericanos que huyen de la pobreza y la violencia de sus países, pero también afectará a gente de África, Asia y Sudamérica que llega a la frontera entre México y Estados Unidos para pedir asilo.


Regresa plan


Marcelo Ebrard aseguró que las autoridades de Estados Unidos accedieron a retomar los traslados vía aérea de mexicanos deportados por ese país hasta la Ciudad de México, los cuales fueron suspendidos en 2018.

Detalló que esta medida fue propuesta por la delegación mexicana durante su reunión en la Casa Blanca del pasado martes.

“Planteamos que no hagan repatriaciones de mexicanos que se queden en la zona de la frontera porque después tienen que hacer todavía un esfuerzo muy grande para llegar a sus lugares de origen”, señaló.

En 2013, recordó, se creó el Procedimiento de Repatriación al Interior de México (PRIM), el cual brindaba a los deportados, entre otras cosas, transportación y opciones de reincorporación a la vida económica en sus lugares de origen.

“Queremos que se vuelva a realizar, que nuestros connacionales sean repatriados a sus lugares de origen o lo más cercano que se pueda”, manifestó.

El canciller destacó que el número de mexicanos que son deportados por ese país es menor, por primera vez en la historia, que el número de connacionales que están en esa nación con visas de trabajo.