Renuncia Germán Martínez al IMSS; acusa injerencia de SHCP

El funcionario señaló que se requiere una gran reforma legal para acoplar el Instituto al sistema universal de salud

Agencia Reforma
miércoles, 22 mayo 2019 | 06:00

Ciudad de México— Germán Martínez presentó ayer su renuncia como director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

En una carta dirigida al Consejo Técnico del organismo, acusó que funcionarios de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) buscan injerir en el Instituto y que el control excesivo del gasto afecta la operación del mismo.

“Quiero decirlo lo más claro que puedo y debo: algunos funcionarios de la Secretaría Hacienda tienen una injerencia perniciosa en el IMSS y ponen en riesgo la vocación igualitaria, de justicia y, concretamente, de prestación de servicios de salud que tiene el Seguro Social”, expuso.

“El presidente del Gobierno de México proclamó el fin del neoliberalismo, pero en el IMSS algunas injerencias de Hacienda son de esencia neoliberal: ahorro y más ahorro, recortes de personal y más recortes de personal, y un rediseño institucional donde importa más el ‘cargo’ que el ‘encargo’’, agregó.

El funcionario señaló que se requiere una gran reforma legal, y no una reglamentaria para acoplar el IMSS al sistema universal de salud, al modelo preventivo y al Instituto Nacional de Salud para el Bienestar.

Sin embargo, acusó, algunos funcionarios de Hacienda intentan realizar una remodelación cosmética del IMSS y se niegan a dialogar con los encargados del Seguro Social, pues no han contestado requerimientos y cancelaron una reunión con Martínez.

“Por ejemplo, se pretende reformar el Reglamento para colocar funcionarios administrativos en los Estados desde la Secretaría de Hacienda, y así anular a los delegados que este Consejo Técnico aprobó. Buscan nombrar, en todo el país, una suerte de ‘delegados administrativos estatales’, fuera de este Consejo, para que ellos, en los hechos, administren desde lo local al IMSS”, reprochó.

Sostuvo que mientras se discute la remodelación del IMSS, muchos trabajadores siguen sin certeza laboral, otros sin contrato, algunas vacantes aumentan y el rezago en infraestructura “es brutal”.

Agregó que en lo que va del año, hay cero avance en obras, pago a proveedores, los contratos y convenios de servicios se rezagan, algunos están por vencerse y las compras de equipamiento están paradas, mientras las reclamaciones y litigios aumentan.

“Y si bien el abasto de medicamentos está garantizado, es precario y en algunos lugares pende de un hilo”, afirmó.

El ahora ex director del IMSS consideró que controlar en exceso el gasto provoca un retraso en la atención de pacientes y fortalecerá los servicios privados de salud, lo que ocasionará más gastos de bolsillo a las familias.