Nacional

Protege gobierno hábitat de la vaquita marina

Desde el pasado fin de semana pueden prohibir cualquier tipo de pesca o cerrar áreas

Tonatiúh Rubín / Agencia Reforma

jueves, 15 julio 2021 | 15:46

Agencia Reforma

Ciudad de México— A partir del pasado fin de semana, el Gobierno de México puede prohibir cualquier tipo de pesca o cerrar áreas en el hábitat de la vaquita marina al cumplirse ciertas condiciones de número de embarcaciones no autorizadas en el área o de redes ilegales recuperadas.

Mediante un acuerdo publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el 9 de julio, se establecieron los factores e indicadores que provocarían el despliegue de vigilancia, la prohibición de la pesca o el cierre de áreas con el fin de proteger tanto a la vaquita como a la totoaba.

Ambas especies son consideradas como "En peligro crítico de extinción" por la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

¿Qué áreas de protección existen?

La vaquita marina es un mamífero marino endémico del País, pues sólo se encuentra en el Alto Golfo de California.

Su hábitat está delimitado por dos polígonos: el primero es el Área de Refugio para la Protección de la Vaquita Marina (ZRV), cuya superficie actual comprende mil 841 kilómetros cuadrados.

El segundo se encuentra dentro del primero. Se trata del Área de Tolerancia Cero (Zo), que se extiende por los 225 kilómetros cuadrados donde más actividad de la especie se ha registrado. Desde septiembre del año pasado, en esta zona está prohibida la pesca de cualquier tipo y no se permite el tránsito o navegación a ningún tipo de embarcación.

Si los últimos ejemplares de vaquita marina son protegidos contra las redes de enmalle o agalleras, utilizadas para capturar totoabas, en especial dentro de la Zo, existen razones para creer que la población del cetáceo puede recuperarse, según una carta que la Comisión de Supervivencia de Especies (CSE) de la UICN envió al Gobierno en marzo.

¿Cómo se prohibiría la pesca?

Con la finalidad de proteger a las dos especies, el nuevo acuerdo señala dos motivos para cerrar áreas o prohibir cualquier tipo de pesca en el Alto Golfo de California.

En el primer caso, tendrían que observarse de 60 a 65 embarcaciones no autorizadas en el Área de Tolerancia Cero durante tres veces al mes o que en un sólo día se aprecien más de 65.

La primera vez que ocurra, se cerrarían tres millas náuticas (5.5 kilómetros) a partir del perímetro del Zo por siete días. Si se registra por segunda ocasión en un periodo de 30 días, el cierre se extendería por 30 días.

En caso de una tercera incidencia en el mismo periodo, se cerraría toda la ZRV por siete días, y en una cuarta, se prolongaría por 30 días.

Otra acción que podría ocurrir es el despliegue de los recursos humanos y materiales para monitorear, vigilar o disuadir las actividades en el hogar de la vaquita. Si se observan hasta 20 embarcaciones no autorizadas en un día, el Gobierno dispondría al 60 por ciento de sus efectivos; de 21 a 50, ocuparía el 80 por ciento; y de 51 a 65, el 100 por ciento.

El segundo motivo que establece el acuerdo para cierres es que se recuperen más de 500 metros de redes de enmalle o agalleras abandonadas en el mar. Son una amenaza para el cetáceo porque se enreda y muere ahogado en ellas. Las medidas serían las mismas que aplican para el caso de las embarcaciones no autorizadas.

Alex Olivera, representante en México del Centro para la Diversidad Biológica (CBD, por sus siglas en inglés), criticó las nuevas medidas porque consideró que son una respuesta a una situación que no debería ocurrir en primer lugar.

"Esto es estúpido. Están esperando a contar lanchas en un área designada como de 'cero tolerancia', donde no debería haber ninguna. Están dejando entrar decenas de lanchas. Este es el fin del concepto de cero tolerancia", afirmó.

El acuerdo fue publicado por Víctor Manuel Villalobos, titular de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), María Luisa Albores de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y José Rafael Ojeda de la Secretaría de Marina (Semar).

close
search