Plantean desaparecer prisión preventiva oficiosa de la Constitución

Jan Jarab señaló que dicha figura de la ley menoscaba el estado de derecho en México

Reforma
jueves, 07 febrero 2019 | 19:54

Ciudad de México— El representante del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Jan Jarab, advirtió que la prisión preventiva oficiosa menoscaba el Estado de derecho en México, por lo que recomendó desaparecer esta figura de la Constitución.
Durante su participación, en el segundo día de las audiencias públicas sobre la reforma constitucional al Artículo 19 constitucional, señaló que la inclusión de la prisión preventiva oficiosa en el texto constitucional en 2008 fue un "socavón" al Estado democrático de derecho en México.
Ante ello, dijo no entender por qué los legisladores proponen 10 años después ampliar el catálogo de delitos que ameritan esta medida.
"Sabemos que la prisión preventiva oficiosa ya existe, pero su plasmación a nivel constitucional en 2008 se puede ver como un socavón. Y para nosotros es difícil entender por qué se pretende socavar aún más, porque es un socavón que menoscaba el Estado democrático de derecho en México", expresó.
El defensor de los derechos humanos detalló que el organismo que representa no propone derogar la prisión preventiva como tal. La propuesta, indicó, es que el poder Judicial sea el que decida si un imputado debe ser privado de su libertad bajo criterios de legalidad.
"En un Estado democrático de derecho, la autoridad que investiga debe proponer de forma justificada la prisión preventiva y el poder Judicial decide si en este caso individual el imputado deber ser privado de su libertad bajo criterios de legalidad, proporcionalidad y necesidad, reconociendo siempre el carácter procesal de la medida cautelar y los fines legítimos que la validan", reiteró.
Recordó los casos de Librado Baños, activista social injustamente encarcelado durante cinco años, tiempo en el cual perdió la vista como resultado del maltrato del que fue objeto en el sistema penitenciario.
Así como los de Korina y Denise, dos mujeres inocentes que fueron torturadas sexualmente durante los cinco años que estuvieron bajo la medida de prisión preventiva oficiosa.
Jarab advirtió que la prisión preventiva oficiosa aumenta el riesgo de tortura y no abona a reducir la impunidad, ya que el común denominador de la impunidad y el encarcelamiento injusto es la mala investigación.
"Cuando es la mera acusación la que resulta en la privación de la libertad sí o sí, cuando las autoridades investigadoras de hechos deciden solas, entonces no hay ningún incentivo para que las investigaciones en México mejoren", advirtió.