PUBLICIDAD

Nacional

Paran reforma electoral, ¿ahora qué sigue?

La marcha en defensa del INE del pasado 13 de noviembre reactivó la alianza legislativa PRI, PAN y PRD

Érika Hernández / Agencia Reforma

sábado, 19 noviembre 2022 | 12:02

Alfredo Moreno Espinosa / Agencia Reforma

PUBLICIDAD

Ciudad de México— La marcha en defensa del INE del pasado 13 de noviembre reactivó la alianza legislativa PRI, PAN y PRD (Va por México) y pareciera haber dado una estocada a la propuesta presidencial de reforma electoral.

Sin embargo, prevalece la intención del Presidente Andrés Manuel López Obrador y Morena de llevar a las leyes secundarias cambios que impacten en la operación de los órganos electorales.

PUBLICIDAD

El domingo pasado, miles de ciudadanos salieron a las calles den 31 entidades del País, sólo faltó Hidalgo, para protestar contra la reforma electoral y exigir a los partidos de oposición frenarla.

De acuerdo con los organizadores 62 organizaciones civiles y políticas participaron, así como miles de ciudadanos que llegaron por su propio pie y militantes y simpatizantes del PAN, PRI y PRD.

En el Monumento a la Revolución, el primer presidente del entonces IFE, José Woldenberg, fue el único orador, y llamó a defender la autonomía del organismo electoral, pues la intención de que el Presidente proponga a los consejeros que votará el pueblo, el Instituto regresaría al control gubernamental.

"Nuestro futuro no puede ser resultado de la seducción por un pasado que en buena hora fue desterrado, las próximas citas electorales deben contar con las mismas garantías que las del pasado inmediato, padrón confiable, equidad en las condiciones de la competencia, imparcialidad, conteo pulcro de los votos, resultados preliminares la misma noche de la elección", dijo el ex consejero.

En su conferencia mañanera del lunes 14 de noviembre, el Presidente López Obrador minimizó la participación y centró la marcha en la asistencia de una decena de personales polémicos, como Vicente Fox, Margarita Zavala, Elba Esther Gordillo y Roberto Madrazo.

"Fue extraordinaria la marcha, es fuera máscaras, el rey va desnudo, es un striptease del conservadurismo. Porque todos ellos, o la mayoría, se decían independientes no partidistas, ciudadanos, además distintos", argumentó.

En sus redes sociales y conferencias de prensa Gobernadores, dirigentes de partidos, legisladores y morenistas mantuvieron ese mismo discurso, de desacreditar la movilización por la participación de dichos personajes.

Como una estrategia para desmentir las consignas de la marcha, los morenistas han difundido que no plantean desaparecer al INE, aunque la reforma establece "suprimir" al organismo y crear uno nuevo, como es el INEC.

En su propaganda, aseguraban que habrá más independencia del Instituto, porque los consejeros serán electos "por el pueblo", sin mencionar que los perfiles a votar serán propuestos por el Presidente y otros órganos.

En la Cámara de Diputados, el ambiente se crispó aún más, por lo que el coordinador de Morena, Ignacio Mier, informó que la reforma constitucional se votaría el 23 de noviembre en comisiones y a finales de mes en el pleno.

Además, adelantó que en diciembre se lanzará la convocatoria para la elección de cuatro consejeros del INE, y advirtió que no estaban dispuestos a pactar con la oposición para elegir a éstos por unanimidad.

En marzo, terminan su gestión los dos consejeros más controvertidos y atacados por Morena, Lorenzo Córdova y Ciro Murayama, así como sus compañeros Adriana Favela y José Roberto Ruiz.

El martes, López Obrador reconoció que sin el apoyo del PRI, no le alcanzarían los votos para una reforma constitucional, por lo que el 1 de diciembre presentará una iniciativa para modificar leyes secundarias e incorporar sus propuestas.

Expertos alertaron que esto sería inconstitucional, pues la columna vertebral de la reforma requiere cambios en la Constitución. Sin embargo, mostraron su preocupación, pues esto generaría una crisis política en el País. También advirtieron que la intención es recortar áreas en la estructura interna del INE y suavizar la fiscalización a partidos o las sanciones.

Ante el escenario adverso a su reforma y la lluvia de críticas por no reconocer la participación ciudadana del domingo, López Obrador  anunció que en lugar de informe por su cuarto año de gobierno, haría una movilización el 27 de noviembre del Ángel de la Independencia al Zócalo.

¿Es una muestra de músculo, Presidente?, se le cuestionó.

"No, es que íbamos a hacer de todas maneras el informe, pero ayuda la marcha. Además, ya me estoy aburguesando mucho", respondió en su conferencia mañanera.

De inmediato, los cuatro aspirantes a la candidatura presidencial de Morena, Gobernadores, líderes de Morena, legisladores y funcionarios federales, en tono retador, afirmaron que mostrarían "a los conservadores" cómo se hace una marcha.

La Oposición retó a los morenistas a realizar su movilización sin acarreos.

En un intento porque López Obrador no llegue a la marcha derrotado por la reforma electoral, Morena cambió la aprobación de la iniciativa presidencial, en comisiones, para el 28 de noviembre, y días después ante el pleno.

Para la oposición y organizaciones que marcharon el domingo pasado, la contramarcha de López Obrador es una salida desesperada para aminorar el impacto de la marcha, el golpe a su reforma e imagen.

Plantean reforzar organización

Las agrupaciones que impulsaron la marcha del 13 de noviembre en defensa del INE, acordaron fortalecerse, a fin de movilizarse cuantas veces sea necesario hasta que desaparezca la intención de una reforma electoral que impacte la independencia de los órganos electorales.

"Ellos no van a quitar el dedo del renglón por ninguna circunstancia. Entonces, no vamos a meternos en el terreno de contestar sus descalificaciones, vamos a meternos en el terreno de la movilización, por eso lo que importa es la organización", afirmó Amado Avendaño, uno de los voceros del Frente Cívico Nacional y Unid@s.

Para ello, se elaboran lista de las agrupaciones participantes para que acudan a las movilizaciones cuanto se requiera.

Las tres acciones inmediatas son: mantener la difusión en carteles, lonas o calcomanías en casas, automóviles, edificios, repartir volantes, mensajes en redes; dos, crear comités en defensa del INE; y tres, acudir a la Cámara de Diputados cuando se convoque a discutir una reforma electoral o la selección de consejeros electorales.

Entre las propuestas de Unid@s, de la que forma parte el Frente Cívico, está la petición a los ciudadanos que respalden este movimiento, identificar las oficinas y redes sociales de sus legisladores para exigirles no votar por la reforma.

"Unirte a la exigencia que hacen diversos colectivos para presionar a los legisladores para que no apoyen ninguna reforma que atente contra el INE y la democracia", indicó el frente Unid@s.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search