Nacional

Paran mayoría inflada

La aplanadora de Morena y aliados en el Congreso federal difícilmente se repetirá en la próxima Legislatura

Guadalupe Irízar / Agencia Reforma

miércoles, 28 abril 2021 | 06:00

Ciudad de México— La aplanadora de Morena y aliados en el Congreso federal difícilmente se repetirá en la próxima Legislatura.

La Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación validó por unanimidad los criterios elaborados por el Instituto Nacional Electoral (INE) para evitar mayorías artificiales en San Lázaro al momento de asignar diputaciones plurinominales.

La inexistencia de estos criterios permitió que Morena y aliados quedaran sobrerrepresentados en la 64 Legislatura en un 15.7 por ciento, con respecto a la votación recibida en 2018.

Los siete magistrados avalaron la sentencia propuesta por el magistrado Felipe Fuentes, quien consideró que los criterios aprobados por el INE no violan la Constitución ni la ley electoral al incorporar el concepto de “afiliación efectiva”.

Dicha registro permitirá verificar el vínculo de candidatos ganadores con partidos políticos antes de realizar una asignación de legisladores plurinominales. El objetivo es no sobrepasar el 8 por ciento de legisladores plurinominales con respecto a la votación recibida.

“Se buscan preservar los valores de pluralidad y proporcionalidad y se garantiza la aplicación de los límites constitucionales”, consideró el magistrado Fuentes, ponente del caso.

Recordó que en 2012 el partido mayoritario (PRI) tuvo una sobrerrepresentación del 8.2 por ciento; en 2015 (PRI) de 9.7 por ciento y en 2018 (Morena) de 15.7 por ciento.

Esos criterios del INE aprobados en marzo fueron impugnados ante el Tribunal Electoral por Morena y el Partido Encuentro Solidario (PES), que consideraron que el INE se excedía en sus atribuciones, ponía reglas fuera de tiempo y con el proceso electoral en marcha, además de que afectaba el derecho a la autoorganización de los partidos políticos.

El PAN también impugnó el acuerdo del INE y pedía modificar el acuerdo para no considerar la militancia efectiva de los candidatos ganadores, sino que se asignara la diputación plurinominal a los partidos de una coalición que hubiera obtenido el mayor número de diputados en el distrito de mayoría en disputa.