Nacional

Ordenan reabrir el caso Colosio

Al emitir una recomendación por tortura a Mario Aburto

César Martínez
Agencia Reforma

miércoles, 27 octubre 2021 | 06:00

Tomada de internet

Ciudad de México—Al emitir una recomendación por tortura a Mario Aburto, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) ordenó a la Fiscalía General de la República (FGR) reabrir la investigación por el asesinato de Luis Donaldo Colosio.

“Las nuevas consideraciones y hallazgos advierten violaciones graves a derechos humanos; por ello, la CNDH establece que la FGR deberá realizar una investigación del caso que dio origen a la detención y sentencia de la víctima”, estableció el organismo que encabeza Rosario Piedra en la recomendación por violaciones graves 48VG/2021.

“Además, estas nuevas diligencias se deberán abordar sin perjuicio y con perspectiva pro homine, aportar como prueba la propia recomendación y considerar las múltiples omisiones, ocultamientos y acciones generados en el pasado”.

La CNDH indicó que la recomendación será enviada a la Cámara de Diputados para que la Comisión de la Verdad, creada ahí para esclarecer los hechos, acredite su cumplimiento.

“Esta nueva investigación o la reapertura de la anterior tendrá como finalidad subsanar deficiencias y llegar al pleno esclarecimiento de los hechos, que permitan a la víctima y a la sociedad mexicana acceder al derecho a la verdad de manera individual y colectiva de las reiteradas violaciones a los derechos humanos cometidas”, agregó.

Mario Aburto fue detenido el 23 de marzo de 1994 en Tijuana, Baja California, después del asesinato del candidato del PRI a la Presidencia, Luis Donaldo Colosio, y desde entonces ha estado en diferentes prisiones federales.

Hace siete meses, Aburto envió una nueva queja a la CNDH, en donde aseguró que desde hace 27 años ha denunciado ante el organismo que fue torturado; además, de que desde el 31 de agosto de 1994 existe una investigación al respecto en lo que era la Procuraduría General de la República (PGR). 

“La víctima y sus familiares manifestaron a este organismo nacional que, durante 27 años, las autoridades penitenciarias lo han mantenido lejos de su familia, toda vez que los centros penitenciarios donde ha sido recluido se encuentran lejos del lugar donde radican, solicitando urgentemente su traslado a un Centro de Reinserción en Baja California”, detalló. 

“La CNDH determinó que elementos de la entonces la Policía Judicial Federal adscritos a la PGR -hoy Fiscalía General-, así como los agentes del Ministerio Público Federal que intervinieron tanto en la detención como en las primeras diligencias ministeriales y en el traslado al Cefereso número 1, incurrieron en actos de tortura en su contra y los médicos que intervinieron en los hechos actuaron de forma irregular al pretender ocultar o tolerar dichos actos”.

La Comisión criticó la actuación del organismo en 1994, pues reveló que en sus archivos existe una entrevista que no se encuentra en ningún expediente de queja de aquellos años, que se realizó sin autorización de Aburto.

close
search