'Olvida' Cámara castigo por obra

No se han aplicado sanciones a funcionarios que participaron en contratación de empresa que cambió cantera original en San Lázaro

Reforma
domingo, 10 noviembre 2019 | 08:24
Reforma |

Ciudad de México.- La Cámara de Diputados "olvidó" aplicar sanciones administrativas a funcionarios que participaron en la contratación de la empresa que cambió la cantera original en los edificios de San Lázaro y que en su lugar colocó materiales que se echaron a perder de inmediato, lo que provocó un daño patrimonial al recinto.

El secretario de Servicios Administrativos y Financieros de San Lázaro, Juan Carlos Cummings, confirmó que hay dos procesos que la Cámara inició contra el despacho Ramírez Vázquez y Asociados, uno de tipo civil y otro penal.

En el primer caso, la demanda exige la ejecución de garantía de la fianza de responsabilidad civil, ante el evidente deterioro y la falta de respuesta de la empresa para el reemplazo, en su momento, de paneles en mal estado.

Dicho proceso inició desde la pasada Legislatura y ha pasado por un juez de distrito que le dio la razón a la Cámara.

La empresa se amparó y la Cámara ganó también esa demanda. Está aún pendiente el caso en tercera instancia.

En la demanda penal se solicita la devolución del gasto de la obra contratada por 62 millones de pesos y los gastos por quitar 16 mil unidades dañadas, por 39 millones -lo que se está ejecutando actualmente- más futuras erogaciones por la instalación de nuevos aglomerados.

En este caso, la Cámara ha argumentado daño al patrimonio histórico y artístico del País, dado que los bloques sobre las fachadas no eran los adecuados para la intemperie, lo que provocó filtraciones y daños en los muros de los edificios afectados.

A ello se agrega el riesgo de protección civil que se generó, pues las placas dañadas empezaron a desprenderse y caer desde varios metros de altura, poniendo en riesgo a legisladores, trabajadores y visitantes.

Pese a sostener estas demandas, la Cámara no inició sanciones a los servidores públicos que en ese entonces debieron seguir el desarrollo de una de las obras más importantes que se desarrollaron en la 62 Legislatura, no sólo por el monto contratado, sino porque se pretendía dar mantenimiento y liberar de peso a los edificios de San Lázaro, impactados por hundimientos de diferentes dimensiones.

De acuerdo con el organigrama de la Cámara, en los procesos de obra participan representantes de la Secretaría General y de la Secretaria de Servicios Administrativos y Financieros, así como de las direcciones General de Recursos Materiales y Servicios, General de Servicios y de Adquisiciones.

También participan asesores y representantes la Dirección General de Asuntos Jurídicos y de la Contraloría Interna.

Además, cuenta con residentes de Obra designados por la Dirección General de Recursos Materiales y Servicios, que fungen como los representantes de la Cámara ante el contratista y son los responsables directos de la supervisión, vigilancia, control y revisión de los trabajos, incluyendo la aprobación de las estimaciones.

La Dirección General de Recursos Materiales y Servicios es la responsable de la administración, verificación, control y cumplimiento de las obligaciones pactadas en los contratistas.

Fuentes del área jurídica de la Cámara confirmaron que no hay demandas contra ex servidores públicos y que los órganos de control tenían esa responsabilidad.