Nacional

No soy su mandadero: juez a AMLO

López Obrador anunció una campaña para denunciar a jueces que liberen a delincuentes

Reforma
miércoles, 13 marzo 2019 | 06:00

Ciudad de México— A unas horas de que el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció una campaña para denunciar a jueces que liberen a delincuentes, el juez de Control Felipe de Jesús Delgadillo pintó su raya.

“Que se entienda bien: no soy juez a modo ni a favor de los delincuentes. No soy su mandadero MP, ni su escribano. Que le quede claro a usted y a sus superiores”, arremetió el juzgador, durante la audiencia de Luis Felipe Pérez Flores, “El Felipillo”.

“Corrupción es pretender presionar a esta autoridad judicial sin sustento alguno con fines mediáticos”, dijo.

El presidente anunció una campaña para denunciar y exhibir a los jueces que liberen a los delincuentes con el pretexto de que las averiguaciones no se encuentran bien integradas.

Desde Palacio Nacional, el mandatario informó que, además del reclamo público, recurrirá a los integrantes de la Suprema Corte de Justicia para denunciar las presuntas conductas irregulares de los juzgadores.

“Se detiene a presuntos delincuentes, tardan tres días, cinco días y quedan libres, y el argumento o la excusa es que no están bien integradas las averiguaciones, que no se cumplió con el debido proceso y que esto da pie para que un juez deje en libertad a un presunto delincuente, que salen hasta riéndose, hasta festejando, burlándose de la autoridad”, criticó.

“Entonces, este asunto lo vamos a tratar transparentándolo. Vamos a hablar con ministros de la Corte, con el presidente de la Corte, de manera muy respetuosa sobre estos casos, vamos a darle seguimiento y también los vamos a dar a conocer para que los ciudadanos sepan del comportamiento de servidores públicos, porque un juez es un servidor público. De esta manera vamos limpiando. Si no, todo queda en el anonimato, no se sabe nada”.

El tabasqueño explicó que este miércoles, durante la reunión con el gabinete de seguridad nacional, afinará la estrategia para tomar acciones concretas en contra de los jueces que han mostrado una actuación cuestionable.

A pregunta expresa, no descartó la posibilidad de acudir al Consejo de la Judicatura, aunque adelantó que lo central será dar a conocer quiénes son esos juzgadores y las causas de sus resoluciones.

“¿Y quién lo liberaba (al delincuente)? El juez ¿Y quién ese juez? Nadie sabía. Nadie sabía sobre qué juez y si ese juez ya había en otras ocasiones hecho lo mismo, o sea, jueces a modo, jueces al servicio de la delincuencia. Eso no, porque si nos callamos nos convertimos en encubridores”, refirió.

“Que no se tolere, coloquialmente lo voy a decir, que todo el que sea corrupto sea lampareado, señalado, desde luego cuando hay pruebas, cuando hay elementos, no callarnos”.

Por otro lado, el tabasqueño reconoció que las decisiones de los jueces también pueden estar sustentadas en las deficiencias de las fiscalías para integrar las carpetas y acreditar suficientes pruebas.

“Sí, hay que atenderlo, en el caso de las fiscalías. A ver cómo está la capacitación de ministerios públicos, de fiscales, por qué están incompletas o no sólidas las consignaciones, qué está fallando, si es un asunto técnico. Si es por corrupción, también”, señaló.


LA RENOVACIÓN

Ante los próximos cambios en el Consejo de la Judicatura, en los que podrá proponer a uno de los seis integrantes, el presidente consideró que el Poder Judicial también requiere de una renovación.

“Es todo un proceso. Ahora hay que iniciarlo y considero que lo mejor es no tolerar, que no haya impunidad, que haya transparencia de verdad, que haya denuncia pública en medios de comunicación, en las redes sociales”, expresó.

“Es que antes robaban y no perdían ni siquiera su respetabilidad, hasta se les decía a los hijos: “estudia para cuando sean grande seas como don fulano’, un reverendo ladrón, eran ejemplo a seguir. Entonces eso tiene que terminar”.