PUBLICIDAD

Nacional

No cumple gobierno a cineastas; les debe 85 mdp

Al desaparecer por mandato presidencial los fideicomisos que apoyaban la cinematografía nacional, autoridades afirmaron que el dinero comprometido sí llegaría a los proyectos

Mauricio Angel
Agencia Reforma

lunes, 08 agosto 2022 | 07:02

Agencia Reforma

PUBLICIDAD

Ciudad de México.- Al desaparecer por mandato presidencial Fidecine y Foprocine, fideicomisos que apoyaban la cinematografía nacional, autoridades afirmaron que el dinero comprometido sí llegaría a los proyectos que habían sido seleccionados para recibir inversión.

Pero productores y directores de esos filmes acusan que fueron engañados, pues tan sólo entre 49 largometrajes que iban a ser beneficiarios se suma un adeudo de 85 millones de pesos, pendiente desde 2020.

PUBLICIDAD

"Hay un incumplimiento de la Secretaría de Cultura, de Hacienda y del IMCINE (Instituto Mexicano de Cinematografía) respecto a apoyos que estaban aprobados y siempre se dijo que esos apoyos iban a continuar, cosa que no ocurrió", remarcó el productor Roberto Fiesco en entrevista.

"Hay proyectos que tuvieron que detenerse, que no han arrancado, tienen detenida su postproducción o sí se terminaron con recursos propios e implicó adquirir deudas para los productores y no les correspondían, porque siempre habíamos confiado en los mecanismos del IMCINE. Había confianza, hoy no la hay, todo lo contrario", agregó.

Los 85 millones de pesos, monto que se hizo público a través de una carta de los afectados ante la nula respuesta que han tenido del gobierno, serían sólo una suma inicial, pues productores informaron a Gente que ya fueron contactados por más realizadores en la misma situación.

Fiesco tenía dos cintas que quedaron pendientes de recibir apoyo: el documental Anayeli, que sólo recibió el 20 por ciento del apoyo que se le había asignado, y Los Demonios del Amanecer, a la que no se le ha entregado ningún monto, pero inició rodaje la semana pasada.

Otros filmes con los que se tienen adeudos son Manto de Gemas, ganadora del Premio del Jurado en Berlín; Huesera, reconocida en Tribeca; Belzebuth, que en el primer cuatrimestre de 2019 fue la séptima cinta más vista del País; y El Otro Tom, que aspira a ser reconocida como Mejor Película en el Ariel.

Carlos Hernández Vázquez, vocero del movimiento y quien tuvo que posponer la filmación de su cinta El Diablo Fuma hasta el próximo año, consideró que hay casos más desesperados de producciones con deudas, como Goya, apoyada por la Universidad de Guadalajara.

"De acuerdo al proceso de extinción de los fideicomisos, se obligaba a regresar al erario 300 millones de pesos, con la promesa de que iban a ser reintegrados a los proyectos. Esa suma estaba integrada también por dinero que las propias películas regresaban de la taquilla, con eso se formaba el fideicomiso.

"Al día de hoy no se han cumplido las obligaciones pendientes. El cine es de procesos y si los detienes, las películas se caen. Además los procesos van más allá, como en el desarrollo del cine en los estados. Había películas que sucedían ahí, esto trunca lo que se trataba de impulsar", expresó Hernández Vázquez.

Sí han tenido respuesta de María Novaro, titular del IMCINE, pero, aseguraron los entrevistados, la funcionaria ha dicho que todavía no les han asignado el dinero.

"El desmantelamiento económico del IMCINE es grave porque no atiende solamente a una comunidad de cineastas, sino a películas que no son las que mayoritariamente se va a producir la iniciativa privada y plataformas de streaming, con una visión distinta. Perdemos espejos de la realidad en muchos casos", consideró Fiesco.

Y fallan a acuerdo internacional

Actualmente México debe 100 millones de dólares al programa Ibermedia, pues no ha pagado cuotas de pertenencia los últimos años, señalaron los productores.

Eso sólo lo había hecho Bolivia en 2019, cuando atravesó un golpe de Estado.

Se trata de un programa que estimula la coproducción entre 21 países iberoamericanos, otorga financiamiento y da créditos que no generan intereses; ha apoyado más de mil películas, como Las Razones del Corazón de Arturo Ripstein.

"El acuerdo surgió por la necesidad de incentivar la cooperación entre los países. Al no dar la cuota anual, México impacta en todos los proyectos donde es parte, se detienen coproducciones con otros países. Además es incumplir con una obligación internacional y marca un terrible antecedente", señaló Hernández.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search