Niña murió al caer de litera, afirma Encinas

Dejan abierta una investigación para detectar cualquier tipo de negligencia  

Associated Press
sábado, 18 mayo 2019 | 06:00

Ciudad de México— El subsecretario de Gobernación de México, Alejandro Encinas, dijo ayer que la niña guatemalteca que murió en la estación migratoria de la capital falleció por una caída.

“Sufrió un accidente dentro del dormitorio en el que estaba con su mamá al caerse de una litera”, afirmó a la prensa después de participar en la conferencia matutina con el presidente. “Fue el trauma, el golpe, lo que provocó su deceso”.

El Instituto Nacional de Migración (INM) dijo que la pequeña de diez años había muerto el miércoles por la noche y que había llegado al centro de detención con su madre la víspera desde el estado fronterizo de Chihuahua.

Según el INM, cuando llegaron a la estación migratoria la niña fue atendida por el médico de guardia debido a “molestias en la garganta” y “estuvo en revisión a partir de ese momento y hasta su traslado al Hospital Pediátrico”.

Encinas dijo que la infección de garganta era cierta pero que la causa de la muerte fue la caída y que el consulado de Guatemala arregló las gestiones para que regresen a su país. Asimismo, indicó que está abierta una investigación para detectar cualquier tipo de negligencia y que, de encontrarse, habrá sanciones.

El Gobierno de Guatemala emitió un comunicado en el que indica que se ha brindado acompañamiento a la madre en el trámite de la repatriación del cadáver, “por lo que se espera que pronto el cuerpo sea entregado a su familia en la Ciudad de Guatemala”.

La nota no ofrece más datos y dice que la familia “ha tomado la decisión de no dar a conocer ninguna información, material gráfico o declaraciones relacionadas a su caso”.


Indigna muerte

En el exterior del Palacio Nacional un grupo de personas, entre ellas la directora del colectivo del Instituto para las Mujeres en la Migración, Gretchen Kuhner, protestó ayer por la mañana por la detención de menores migrantes con carteles que decían “Ni una muerte más” y gritos como “¡No es alojamiento, es detención!”.

“Estamos aquí porque estamos indignadas por la muerte de la niña guatemalteca”, dijo Kuhner. “Hemos exigido durante años que no se detiene a los niños y niñas adolescentes en estaciones migratorias”.

El Gobierno mexicano no se refiere a las estaciones migratorias como centros de detención y cuando arresta a migrantes indocumentados generalmente para repatriarlos suele hablar de “rescates” y no de detenciones, aunque en esos centros no tienen libertad de movimiento.

En abril la Comisión Nacional de Derechos Humanos pidió al INM hacer un registro adecuado de menores migrantes ante el riesgo de que sus derechos sean vulnerados, máxime cuando algunas estaciones migratorias estaban al doble de su capacidad.

El subsecretario reconoció que en las estaciones migratorias no se dan las “condiciones idóneas” para tener a los niños pero subrayó que no se les puede separar de sus familias.

En Estados Unidos también han muerto menores migrantes en detención, cuatro desde el pasado mes de diciembre. El último fue un niño de dos años y medio, también guatemalteco, que había sido detenido en Texas.