Niegan cambio en política migratoria

El freno a los extranjeros que ingresan al país por la frontera sur es para que no sean víctimas de la violencia o la trata, afirmó AMLO

Reforma
miércoles, 24 abril 2019 | 06:00

Cuidad de México— El presidente Andrés Manuel López Obrador negó que haya un cambio en la política migratoria de su Gobierno, pues el freno a los extranjeros que ingresan al país por la frontera sur es para que no sean víctimas de la violencia o la trata.

López Obrador fue cuestionado en su conferencia de prensa en Palacio Nacional sobre la detención por parte de la Policía Federal de 367 migrantes en Pijijiapan, Chiapas, luego que el Instituto de Migración acusara agresiones a su personal.

El mandatario dijo que el tema se trató en la reunión de seguridad de la mañana de ayer y que los Secretarios de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, y de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, informarán del caso en conferencia.

“¿Pero cambió México su política hacia migrantes?”, se le preguntó.

“No, ahí les van a informar. Lo que queremos es que se cuide a los migrantes, que tengan oportunidades de trabajo en el sur del país, porque es un problema serio originado en Centroamérica, de falta de oportunidades y también de violencia, ofrecemos visas de trabajo.

“Lo segundo es cuidarlos y para eso se les pide un registro para saber de dónde son, tener sus datos generales, sobre todo en el caso de familias, porque vienen niños. No permitir el enganche o el tráfico que se lleva a cabo con migrantes, es decir, personas que cobran por trasladar a migrantes.

El político tabasqueño destacó las acciones de seguimiento permanente hasta la frontera norte y de ayuda humanitaria, de alimentación y atención médica, que se les da a los indocumentados. 

“No queremos que tengan libre paso y no sólo por cuestiones legales, sino de seguridad”, insistió.

“Nosotros, desgraciadamente, en el norte, hemos tenido problemas de asesinatos de migrantes, en otros tiempos, y no queremos eso. La violencia mayor la tenemos en estados del norte y preferimos atender a la población migrante de Centroamérica en el sur-sureste”.

Al ser cuestionado si ha habido presiones del Gobierno de Estados Unidos para contener el flujo de migrantes, el presidente se limitó a decir que el país vecino no quiere que haya migrantes.

“Ellos quisieran que no hubiese migrantes, pero eso se produce por las circunstancias de pobreza, de abandono, que existen en Honduras, El Salvador, Guatemala, en Centroamérica. Sólo el 16 por ciento de todos los que migran son mexicanos”, reiteró.

López Obrador recordó el planteamiento que se ha hecho al Gobierno de Estados Unidos de que con urgencia se apoye el desarrollo en los países centroamericanos.

“Nosotros también requerimos inversión, pero lo más urgente es que se apoye con financiamiento a Honduras, El Salvador, Guatemala”, expresó.

“Existen el Banco Mundial, el FMI, el BID y no sé cuántos organismos más ¿Qué no pueden destinar recursos para impulsar proyectos productivos, generar empleos y atemperar el fenómeno migratorio que no se resuelve con deportaciones, no es así”.

El mandatario insistió en que no se quiere confrontar con el Gobierno estadounidense, pues lo que se le pide es enfrentar el problema migratorio y buscar equilibrios y soluciones.