Nacional

Mujeres y anglosajones, nueva vía del Cárte de Jalisco para traficar

De esa manera, sus cargamentos ocultos en autos particulares no fueron detectados por la policía durante un buen tiempo

Agencias
lunes, 11 marzo 2019 | 16:07

Un funcionario de la Administración para el Control de Drogas (DEA) aseguró hace unos meses que "pronto" darían frutos las investigaciones enfocadas en el Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG), el de más rápido crecimiento en ambos lados de la frontera.

Desde el otoño pasado, decenas de operadores del narcotraficante Nemesio Oseguera Cervantes, ‘El Mencho’ y jefe del CJNG, han enfrentado la justicia en este país. El gobierno desarticuló células en California, Texas y Virginia que transportaban armas y droga de costa a costa, publicó La Silla Rota.

El operativo más reciente llevó a la cárcel a seis miembros de un grupo ligado al CJNG que tenía su propio nombre, "Poseidón" o "Tritón". Su líder era Blas Rodríguez Ávila, un mexicano indocumentado de 28 años que le pagó entre 2 mil y 5 mil dólares a parejas anglosajonas y a mujeres para transportar varios kilos de cocaína entre California, Texas y Virginia. De esa manera, sus cargamentos ocultos en autos particulares no fueron detectados por la policía durante un buen tiempo.

La suerte se terminó en marzo de 2017, cuando un agente encubierto de la DEA comenzó a comprarle droga a la novia de Rodríguez Ávila en las calles de Virginia, donde operaba su grupo. En un principio, solo lo identificaron por sus apodos (‘Flaco’, ‘Kiko’ y ‘Rengo’), por su característica física de cojear, por un rancho que tenía en West Virginia y por ser el contacto con un distribuidor de droga en California.

Al seguirle la pista, la DEA confirmó que se trataba del último eslabón del poderoso cartel tapatío.

Según una acusación federal, Rodríguez Ávila le pagó a una "pareja blanca" para que fuera a Riverside, en el sur de California, a recoger varios kilos de cocaína en agosto de 2017. Un mes después regresaron por otro cargamento. Los contrató porque –de acuerdo con su creencia- resultaban "menos sospechosos" a la vista de los policías.

En enero de 2018, la agencia antinarcóticos ya tenía a un par de infiltrados en la organización de este joven narco. Uno de ellos reportó que le pidió en dos ocasiones que manejara un coche de Virginia a California, y que de regreso pasara a San Antonio, Texas.

Oficiales de la DEA montaron un operativo de vigilancia el 1 de febrero cuando Rodríguez Ávila se encontraba en una casa en Virginia. Salió acompañado de tres mujeres, otro de sus métodos para contrabandear.

Al ser interrogado por los detectives él aseguró que ellas viajarían a California para visitar a sus novios. Pero una de ellas, Judith Bright, confesó que les había pagado para que recoger un coche y traerlo a la costa este. En los bolsos de dos mujeres encontraron 12 mil dólares en efectivo.

Ese día, los agentes registraron su casa y la de uno de sus cómplices, donde encontraron un kilo de cocaína, materiales de corte y empaque, un libro con transacciones y 4 mil 500 dólares en efectivo.

Rodríguez Ávila fue acusado de conspirar para distribuir cocaína y portar un arma de fuego siendo un indocumentado. Un juez federal lo sentenció a 13 años de prisión el pasado 27 de febrero. Ese mismo día, su socio Héctor Manuel Naal Huchin, "Yuca", a 11 años de prisión.

"Estos acusados formaban parte de un cartel de drogas que se encarga de distribuir miles de gramos de cocaína en el Valle de Shenandoah", dijo el fiscal federal Thomas T. Cullen.

En tanto Jesse R. Fong, agente especial de la DEA, declaró: "nuestra prioridad seguirá siendo investigar y responsabilizar a estos poderosos cárteles que tienen un insensible desprecio por la destrucción que causan".