PUBLICIDAD

Nacional

Morena apuesta a consolidarse en comicios estatales

Para las fuerzas opositoras, el panorama luce muy complicado, puesto que en estos comicios podrían perder algunos de los estados que han dominado por décadas

Associated Press

domingo, 05 junio 2022 | 20:07

Associated Press | Simpatizantes del presidente Andrés Manuel López Obrador, del partido Morena

PUBLICIDAD

Ciudad de México— Seis estados mexicanos realizaron el domingo elecciones a gobernador sin complicaciones, y los candidatos de Morena son favoritos para ganar en la mayoría de ellos, lo que consolidaría la hegemonía del partido del presidente Andrés Manuel López Obrador en buena parte del país.

Para las fuerzas opositoras, el panorama luce muy complicado, puesto que en estos comicios podrían perder algunos de los estados que han dominado por décadas y debilitarse aún más de cara a las elecciones presidenciales de 2024.

PUBLICIDAD

Pasadas las 6 de la tarde se inició el cierre de las 21.000 casillas que fueron habilitadas en los estados de Aguascalientes, Durango, Hidalgo, Oaxaca, Quintana Roo y Tamaulipas, donde más de 11 millones de mexicanos fueron convocados a votar por 436 cargos de elección popular, que incluyen seis gobernadores, más de 70 alcaldes, sindicaturas y regidurías, y una treintena de diputados estatales. Los comicios arrancaron a las 8 de la mañana.

Tras el cierre de los centros de votación, los diferentes dirigentes de las agrupaciones políticas salieron a proclamarse ganadores en algunos de los estados a pesar de que más temprano las autoridades electorales les pidieron aguardar los primeros cómputos oficiales, que se darán a conocer en un par de horas.

Ciro Murayama, consejero del Instituto Nacional Electoral, señaló que las encuestas de salida no sirven para estimar ganadores, y exhortó en su cuenta de Twitter a los actores políticos a esperar el conteo rápido del organismo electoral.

“Es un día histórico para el ‘obradorismo’. Seguimos avanzando y la gente sigue confirmando con su voto de que es un honor estar con Obrador”, afirmó Mario Delgado, presidente nacional del Movimiento de Regeneración Nacional —nombre completo del partido oficialista— al celebrar desde la capital mexicana la presunta victoria en la mayoría de los estados en disputa.

Delgado exhortó a los miembros del partido a mantenerse unidos para consolidar el movimiento.

"Nada nos debe dividir. Ningún interés particular y ningún interés por legítimo que sea puede estar por encima. Nuestro presidente nos necesita unidos”, sostuvo.

Por su parte, Marko Cortés, presidente del Partido Acción Nacional, la principal fuerza opositora, dijo a la prensa que la votación del domingo fue "una gran derrota para Morena y para López Obrador”.

Cortés indicó que la coalición electoral “Va por México”, integrada por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y el PAN, ganó algunas de las gobernaciones. “Lejos, pero muy lejos quedaron de su anunciado ‘seis de seis’”, agregó.

Más temprano, el consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova, indicó que en la noche se darán a conocer las tendencias preliminares de los seis estados, basadas en los conteos rápidos, e instó a los partidos políticos y candidatos a no anticiparse a los anuncios de las autoridades electorales.

“Hoy en México no hay cabida para el fraude”, declaró Córdova al defender las actuaciones del organismo, y sostuvo que “no va a ser debilitando el sistema electoral vigente, asfixiándolo presupuestalmente, ni mucho menos suprimiendo instituciones electorales, vulnerando su autonomía o atentando contra el servicio profesional electoral como Mexico podrá alcanzar una democracia plena”.

López Obrador, quien es un fuerte crítico del INE, está impulsando una reforma constitucional para disminuir de 11 a siete los consejeros electorales, eliminar el financiamiento a partidos políticos para actividades ordinarias y desaparecer a los llamados legisladores plurinominales.

La Cámara de Diputados, controlada por el oficialismo, redujo el año pasado el presupuesto del INE, decisión que fue invalidada por la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia del país, que la semana pasada les ordenó a los congresistas emitir un nuevo presupuesto.

En el estado de Oaxaca, golpeado hace unos días por el huracán Agatha en el sur del país, no pudieron instalarse 22 casillas por diversas causas, anunció el INE, que negó en Twitter las informaciones que se difundieron en redes sociales y algunos medios sobre la quema de material electoral en algunas comunidades de la entidad.

Aunque estos comicios intermedios no han generado mucha expectativa debido a que sólo se llevan a cabo en seis de los 32 estados de México, la mayoría de los analistas coinciden en que los resultados serán determinantes rumbo a las presidenciales del 2024.

En la actualidad, Morena y sus partidos aliados gobiernan 18 de esas 32 entidades, y las proyecciones más moderadas apuntan a que en estos comicios podrían ganar en Hidalgo, Oaxaca, Quintana Roo y Tamaulipas, lo que le permitiría consolidar el control de buena parte de México.

“De darse estos resultados, Morena llegaría a 22 de 32 gobernaturas, es decir, gobernaría aproximadamente dos terceras partes del país. Con miras al 2024 sería muy complicado que la oposición pudiera vencer a un partido que está tan posicionado en los estados, en las alcaldías, en los congresos”, manifestó Patricio Morelos, académico del Tecnológico de Monterrey.

Morena, que fue fundado por López Obrador en 2012, ha logrado en los últimos cuatro años un continuo crecimiento en detrimento del PAN, el PRI, y el PRD, que han enfrentado una reducción de sus espacios políticos.

El crecimiento de Morena ha estado sustentado en la figura de López Obrador, que mantiene un respaldo popular de más de 60%. Aunque el partido oficialista luce muy fuerte en este momento, su alta dependencia del mandatario, quien ha anunciado que se retirará de la política a finalizar su sexenio en 2024, lo coloca en una situación de vulnerabilidad y riesgo de posibles divisiones ante la ausencia de otro líder que pueda mantenerlo cohesionado.

A diferencia de la oposición, Morena ha aprovechado este proceso electoral para comenzar a aceitar su maquinaria rumbo a las presidenciales y de trampolín para algunas de sus figuras que aspiran a suceder a López Obrador, principalmente el canciller Marcelo Ebrard, la jefa de gobierno de la capital mexicana Claudia Sheinbaum, el secretario de Gobernación Adán Augusto López, y el senador Ricardo Monreal, quienes han aprovechado los actos de campaña de los diferentes estados para darse a conocer en el interior del país y acercarse a la militancia oficialista.

“Morena no tiene nada que perder en esta elección y tiene todo por ganar. Ninguno de los estados que se compiten es gobernado por Morena”, sostuvo Morelos, al plantear que en el caso de la oposición el escenario es más complejo, puesto que algunos de los estados que están en disputa, como Hidalgo, que ha sido controlado por el PRI durante más de 90 años, se corre el riesgo de que pasen a manos del oficialismo.

De perder Hidalgo y Oaxaca, el PRI —que durante casi un siglo fue el partido hegemónico de México— profundizaría su crisis, y su control político quedaría reducido sólo a los estados de Coahuila y México, que celebrarán elecciones el año próximo.

El PAN, que gobierna en siete estados, también enfrenta el riesgo de perder Aguascalientes, uno de sus bastiones tradicionales, y Tamaulipas, donde su actual gobernador y figura del partido, Francisco García Cabeza de Vaca, enfrenta procesos judiciales pendientes. Las encuestas proyectan que Acción Nacional podría conservar Durango.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search