Nacional

Masacre en prisión de Zacatecas habría empezado por una pelea de futbol

La violencia estalló ayer por la tarde en la cárcel de Cieneguillas y dejó al menos 16 internos muertos y cinco heridos

The New York Times

miércoles, 01 enero 2020 | 07:56

Zacatecas— Una pelea en una prisión en el norte de México dejó al menos 16 internos muertos y cinco heridos, de acuerdo con las autoridades locales, en uno de los peores brotes de violencia que se haya vivido en años dentro del problemático sistema penal del país.

La violencia estalló ayer por la tarde en la prisión de Cieneguillas en el estado de Zacatecas, según dijo el secretario de seguridad pública del estado, Ismael Camberos Hernández. Los funcionarios de la prisión fueron alertados por las alarmas y sonidos de disparos, y les tomó casi tres horas controlar la situación.

Cuatro armas fueron descubiertas en la prisión después del amotinamiento, dijo Hernández, sugiriendo que probablemente los reclusos las habían conseguido el martes, cuando a sus familiares se les permitió visitarlos el último día del año. El personal de la prisión también confiscó teléfonos celulares y cuchillos durante una inspección de las celdas de los reclusos el domingo, agregó Hernández.

Las autoridades no dijeron cómo comenzó la pelea, pero varios medios de comunicación mexicanos informaron que los presos de cárteles rivales habían convertido una disputa en torno a un partido amistoso de futbol en una pelea mortal.

La riña DE AYER fue el último episodio de violencia que se vive en las cárceles mexicanas, muchas de las cuales están superpobladas y mal vigiladas. En el 2016, casi 50 reclusos murieron en un baño de sangre perpetrado con decenas de martillos y navajas hechizas. En octubre, seis reclusos murieron en un enfrentamiento entre grupos rivales en una prisión en el estado de Morelos.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha estado bajo fuerte presión en los últimos meses para responder a la implacable violencia en el país, la cual ha prometido abordar desde sus raíces. Fue elegido en el 2018 con la promesa de combatir la pobreza y las desigualdades bajo el lema de “abrazos no balazos”, y también creó la nueva Guardia Nacional.