Nacional

Lanza INM a la calle a los migrantes

En plena contingencia, Migración dejó en la calle a extranjeros y en otros casos los abandonó en carreteras, acusaron afectados y organizaciones

Reforma

César Martínez / Reforma

viernes, 15 mayo 2020 | 08:24

Ciudad de México— Para vaciar sus estaciones de detención, el Instituto Nacional de Migración (INM) lanzó a la calle a migrantes, en plena contingencia sanitaria, acusaron afectados y organizaciones no gubernamentales.

Testimonios y reportes extraoficiales del personal del INM indican que, además de que algunos extranjeros fueron trasladados en autobuses y abandonados a mitad de autopistas en el sur del país, los desalojos se dieron por lo general cerca de la medianoche.

El INM, que dirige Francisco Garduño, informó el 26 de abril que de 3 mil 759 migrantes retenidos en sus instalaciones durante marzo, sólo quedaban 106 ese día.

Una de las personas dejadas en la calle es José González, un hondureño de 40 años que estaba en la estación migratoria Siglo 21, de Tapachula, Chiapas, y que fue molido a palos por pobladores de Ciudad Hidalgo cuando intentó cruzar la frontera hacia Guatemala.

"Nos tuvieron un mes presos, y de un día para otro nos dijeron 'ustedes van a salir', pensamos que era para deportación ya, pero nos sacaron a la calle, a las doce y media de la noche, que no teníamos para dónde agarrar", narró.

"Yo me quedé una noche en el albergue (Belén), afuera, y después decidí irme para (Ciudad) Hidalgo, ahí estuve 15 días, intenté cruzar y me sucedió esto (la golpiza)".

Contactado vía telefónica, a través de otros migrantes que también viven en situación de calle en Tapachula, indicó que su "liberación" fue a inicios del mes de abril y que durante la golpiza los pobladores lo acusaron de propagar el Covid-19.

El hombre vivía en la calle, pues por la contingencia los albergues no gubernamentales se encuentran cerrados y pocas organizaciones, como el Servicio Jesuita, mantienen su labor en terrero.

A inicios de abril, el INM intentó deportar por tierra a migrantes retenidos en Veracruz y Tamaulipas, pero al encontrar cerrada la frontera sur fueron abandonados a su suerte en Talismán, Chiapas.

El lunes 27 de abril, 74 migrantes salvadoreños que estaban retenidos en la estación del INM en Acayucan, Veracruz, estuvieron a punto de sufrir la misma suerte de ser lanzados a la calle.

Con pocas horas de anticipación, el Consulado fue notificado que sus ciudadanos serían "liberados", por lo que junto con la Organización Internacional de las Migraciones (OIM) gestionaron de manera exprés que fueran recibidos en el albergue Monseñor Guillermo Ranzehuer, de Oluta.

"Los aceptamos por dos razones, una por la ayuda humanitaria y, dos, debido a que los iban a dejar en condición de calle y ante la pandemia debían tener cuidados", explicó María del Rocío Hernández Lucho, administradora del albergue.

"Nosotros pensamos que es inhumano (el actuar del INM), hubieran convertido la estación en albergue", consideró.

Los migrantes entraron al albergue con un certificado de salud del INM, para después ser deportados.

En chats extraoficiales del personal del INM se menciona que migrantes también han sido abandonados en la frontera entre Chiapas y Tabasco.