PUBLICIDAD

Nacional

La imagen de la Virgen que cautivó a indígenas y españoles; se le identificaba como un códice

Monseñor Pedro Agustín Rivera Díaz explica que la imagen en la tilma de San Juan Diego tiene una serie de símbolos con un profundo mensaje

Agencias

domingo, 12 diciembre 2021 | 08:22

PUBLICIDAD

Ciudad de México.- A simple vista, la Virgen de Guadalupe es una hermosa advocación mariana, pero a mediados del Siglo XVI, la tilma sagrada cautivó a indígenas y españoles, porque en ella encontraron el simbolismo que la presentaba como Madre de Dios ante la naciente nación mexicana. 

Monseñor Pedro Agustín Rivera Díaz, exrector de la antigua Basílica de Guadalupe, dijo en entrevista con Excélsior que la imagen representó para los indígenas un mensaje en códice, presentando a la madre de Dios y para los españoles significó la Virgen de los últimos tiempos, como refiere el capítulo 12 del Apocalipsis. 

PUBLICIDAD

"Afirma que una gran señal apareció en el cielo: una mujer embarazada, coronada de estrellas, vestida de sol, y con la luna bajo sus pies, se apareció, de tal manera que esa simbología aquí está: podemos ver los rayos del sol, podemos ver la luna, podemos ver las estrellas y podemos ver a la mujer embarazada”, explicó. 

Y se pregunta ¿qué vieron los españoles en la Guadalupana? Vieron una hermosa imagen de la Virgen María, a quienes los indígenas llamaban al principio Tequatlasupe, nombre que a los españoles resultaba difícil pronunciar y que empezaron a llamar Guadalupe, ya que en Extremadura, España, se veneraba a la virgen con ese nombre. 

 

 

Ayer por la noche y durante el día, en la Basílica de Guadalupe se observaron enormes filas de fieles guadalupanos que acudieron al recinto. Foto: Cuartoscuro

 Para los aztecas y pueblos vecinos, la imagen plasmada en el ayate de San Juan Diego, era en un códice que, mediante los símbolos prehispánicos, la presentaba ataviada en su vestimenta con los colores de la nobleza azteca, eclipsando al sol, y con el cinto negro arriba del vientre para anunciar que daría a luz al Hijo de Dios. 

A principios de los años 80, recordó monseñor Pedro Agustín Rivera, el padre Mario Rojas, quien conocía la simbología náhuatl, explicó que la imagen de la Virgen de Guadalupe se podía interpretar como un códice. 

"Yo estoy interpretando la imagen de la Virgen de Guadalupe como si fuera un códice indígena. En un códice no hay nada que esté de más”, le dijo el sacerdote, oriundo de Hidalgo. 

 

 

 

Las calles aledañas al recinto, incluida la Calzada de Guadalupe, estuvieron abarrotadas de peregrinos y fieles católicos. Foto: Elizabeth Velázquez

LLEVA EN SU VIENTRE A JESÚS 

La Virgen de Guadalupe aparece con el cabello suelto, que para los aztecas era un signo de la virginidad. Los rayos que se proyectan desde el fondo de la imagen simbolizan el sol, divinidad azteca, y brillan con mayor fuerza a la altura del vientre de la Virgen, donde lleva al Niño Jesús. 

"Esta imagen nos presenta a una mujer embarazada que es virgen ¿Cómo lo pueden asegurar los indígenas? ¿O como lo podemos asegurar nosotros ahora en el siglo XXI con mentalidad indígena?  

"Porque las mujeres casadas se trenzaban el cabello y se lo ponían sobre la cabeza, como una especie de una corona; las doncellas llevaban el cabello suelto, con la raya en medio. Ella es una virgen que está embarazada”, explicó Pedro Agustín Rivera. 

"Adicionalmente, Santa María de Guadalupe tenía en su vestimenta la flor nahui ollin, símbolo náhuatl, que significa el sol en movimiento, el inicio de una nueva era, y aparecía, recordando la etimología náhuatl del significado de Metz-xic-co, sobre “el ombligo de la luna”. 

"Los indígenas tenían un símbolo: el nahui ollin, el Quinto Sol, si ustedes recuerdan el calendario azteca en el centro aparece un rostro y luego una flor de cuatro pétalos, el nahui ollin, pues aparece aquí en esta flor en el vientre la Virgen María”, indicó. 

En la imagen de la Guadalupana se pueden observar que está en movimiento. La flexión de la rodilla izquierda junto con la mirada baja y puede representar la danza indígena, que era una manera de orar para los indígenas. 

"Ella, podemos ver como su pierna izquierda, está un tanto levantada, y al fondo podemos ver donde está también la punta del zapato. Para los indígenas la oración era representada no tanto por la unión de las manos, sino por la danza.  

"María está danzando, María está embarazada, María nos escucha, María nos mira, todo este mensaje de ternura”, refirió, al ahora sacerdote de la Parroquia del Santo Niño Jesús en la Ciudad de México. 

 

 

"En las bancas de la Basílica se colocaron fotos de algún ser querido; frente a la Virgen encendieron decenas de veladoras. Foto: Elizabeth Velázquez

 EL CIELO DE MÉXICO EN 1531 

El manto de la Virgen de Guadalupe, cuenta con 46 estrellas que forman constelaciones, de acuerdo con estudios astronómicos, que se vieron desde México en 1531, el año en que quedó plasmada, de acuerdo con la tradición, su imagen en la tilma sagrada, y también aparece en su vestimenta el glifo del cerro del Tepeyac. 

Los ojos de la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe presentan imágenes tan pequeñas que son solo visibles con tecnología moderna, relató Pedro Agustín Rivera. 

"Aparece un grupo de personas, que es algo así como si en el momento de la aparición, la misma Virgen María estuviera viendo, y entonces esto quedó reflejado en sus ojos”, comentó. 

Explicó que la imagen de la Virgen de Guadalupe, plasmada en la tilma de San Juan Diego, tiene una serie de símbolos con un profundo mensaje que lograron convertir a muchas personas desde 1531 y siguen despertando el fervor de los fieles. 

Recordó que de acuerdo al Nican Mopohua, escrito en náhuatl en 1556, estando Juan Diego de camino por el Tepeyac, vio a la Virgen de Guadalupe, cuya primera aparición fue el 9 de diciembre de 1531, y la última del 12 de diciembre, fecha en que quedó plasmada la imagen. 

Luego, cuando San Juan Diego se presentó ante el primer obispo de México, Fray Juan de Zumárraga, abrió su tilma para entregar las rosas, dejando expuesta sobre el tejido la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe, fue que desde entonces sigue cautivando a la inmensa mayoría de los mexicanos.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search