Nacional

Hallan explosivos en finca de huachicolero

Investigan si tienen similitudes con los hallados afuera de una refinería en Guanajuato

Agencia Reforma
sábado, 09 marzo 2019 | 06:00
Cortesía

Villagrán, Guanajuato— Fuerzas federales encontraron en una finca atribuida al Cártel Santa Rosa de Lima artefactos explosivos para ser detonados a distancia.

El cateo se realizó en una vivienda ubicada en la calle San Juan casi a la salida del camino que conduce a Celaya, en la comunidad que controlaba el líder huachicolero José Antonio Yépez “El Marro”.

Las autoridades no informaron el tipo de explosivo que fue asegurado; sin embargo, indicaron que se investiga si los dispositivos tienen alguna similitud con los encontrados en una camioneta que estaba afuera de la refinería Antonio M. Amor, en Salamanca el pasado 31 de enero.

De acuerdo con versiones de elementos de la Marina que participaron en el aseguramiento, los explosivos podrían ser detonados a distancia durante el operativo que mantienen en activo fuerzas federales.

La orden del cateo, indicaron las fuentes, la otorgó un juez luego de que elementos de la Marina detectaron los explosivos.

“Se encontraron envoltorios sospechosos, eran explosivos y se actuó con cautela para evitar que detonaran al ingreso de fuerzas federales”, dijo un elemento que participó en la acción.

Por su parte, Sophia Huett López, Comisionada de Análisis de Seguridad del Gobierno estatal, informó que se desconoce la cantidad y el tipo de explosivos hallados en el sitio.

“No sabemos la cantidad y el tipo de explosivos hallados, pero hay una orden de cateo para un domicilio ubicado en Santa Rosa de Lima”, dijo.

La funcionaria indicó que era el único domicilio donde se habían detectado explosivos y descartó algún riesgo para la población.

“La situación está bajo control y no existe riesgo para la población. No tenemos reporte que en otros domicilios existan explosivos”, dijo.

Los dispositivos fueron detonados en lugar por elementos del Grupo Táctico Antibombas de la 12 Región Militar.

Para ello evacuaron a todas las personas que se encontraban en un radio de 50 metros alrededor de la finca, asimismo cerraron los accesos a la comunidad de Santa Rosa de Lima.

Una vez que los explosivos fueron desactivados, los militares se retiraron del lugar que quedó bajo resguardo de policías estatales.

Pobladores cercanos a la finca asegurada mostraron su preocupación cuando escucharon la detonaciones.

El dueño de un negocio cercano a la vivienda cateada afirmó que nunca imaginó que en esa finca existieran artefactos explosivos que pudieron activarse a distancia.

“¿Para qué explosivos? No entiendo cuál era la finalidad, porque si querían matar a policías nos hubiera alcanzado a nosotros, que nada tenemos que ver en esto”, reprochó.


Nueva vida

Las más de mil personas que habitan la comunidad Santa Rosa de Lima continúan sin acostumbrarse a la presencia de las fuerzas federales y estatales en las calles.

“Van cinco días desde que ingresaron a la comunidad y no nos podemos acostumbrar. Llegaron el lunes por la madrugada y siguen aquí. Montan campamentos provisionales y lo que nos tiene un poco cansados es que a cada rato nos revisan” indicó una comerciante de la localidad.

“Que detengan a las personas que tengan que detener y nos permitan seguir viviendo con tranquilidad”, agregó.