'Fox pasea sin seguridad por el rancho'

En la comunidad San Cristóbal, donde reside el expresidente nadie cree la versión de que un comando trató de ingresar a su domicilio

Reforma
domingo, 07 abril 2019 | 15:46

Guanajuato.- En la comunidad San Cristóbal, donde el expresidente Vicente Fox Quesada cuenta con propiedades, nadie cree la versión de que un comando trató de ingresar a su domicilio el sábado por la mañana. Ni el párroco que oficia misa dominical en la parroquia de la Purísima Concepción.

"Todo está tranquilo, no creo que trataran de entrar, no sé, hay vigilancia privada", dijo consultado por Reforma el sacerdote Manuel Mendoza.

Este domingo la comunidad lució como cada fin de semana, con la plaza principal repleta de familias que acudieron a misa por la mañana.

La presencia de los efectivos militares enviados por indicaciones del presidente Andrés Manuel López Obrador, para cuidar a Fox y su familia, no es notoria.

A la misa mañanera no acudió ningún integrante de la familia Fox.

El restaurante Las Delicias de San Cristóbal y el hotel Boutique funcionaron de manera normal.

Tampoco se notó presencia policiaca, ni de efectivos municipales o estatales que resguardaran el poblado.

Los habitantes tampoco creen la versión de que un comando trató de ingresar al rancho de Fox.

"Hay vigilancia en las propiedades de Fox, es difícil que se pueda ingresar, ni nosotros que vivimos aquí podemos pasar a sus propiedades", dijo una habitante de la comunidad al salir de misa.

Una comerciante de la localidad tampoco cree en la versión del exmandatario.

"Seguimos en una comunidad tranquila en comparación con otras, hasta Fox se pasea sin seguridad por el rancho, eso del comando nos sorprendió y creímos que era una broma", dijo.

En las propiedades de Fox ninguno de sus empleados quiso hablar del tema.

"La familia Fox no se encuentra, no existe personal que pueda atender a la prensa", dijo un guardia privado.

Fox acusó ayer en su cuenta de Twitter que un comando trató de ingresar a su domicilio y responsabilizó a López Obrador del hecho, luego de que desde diciembre pasado le retirara al personal del Estado Mayor que se encargaba de resguardarlo y cuidar sus propiedades.

Para sustituir a los escoltas que le fueron retirados y que tenían costo al erario público, ahora el expresidente debe pagar a la empresa LIMVIPRO por personal que se encarga de resguardar sus propiedades, entre ellas el Centro Fox, su restaurante, hotel, así como su rancho en el interior de San Cristóbal y el que se localiza en la comunidad Nuevo Jesús del Monte.

Además de perder al personal de seguridad, el exmandatario mexicano tampoco recibe ya su pensión.