Evitan gobernadores fiscalías autónomas

Nuevos gobernadores de Morena, PAN y MC desdeñaron consolidar fiscalías autónomas en 7 estados, donde designaron o ratificaron a allegados.

Reforma
lunes, 11 febrero 2019 | 07:03

Ciudad de México— Los nuevos gobernadores de Morena, PAN y MC en siete estados dejaron ir la oportunidad de contar con fiscalías verdaderamente autónomas.
En Chiapas, Tabasco, Morelos y Veracruz, con Morena, y Yucatán con el PAN, los mandatarios rechazaron a los fiscales que les heredaron sus antecesores.
Mientras que en Guanajuato (PAN) y Jalisco (MC), aunque no rechazaron a los fiscales, sí fue el jefe del Ejecutivo local el que decidió que continuara el mismo al frente de la fiscalía.
Además, constitucionalmente esos dos estados tienen la facultad de remover al titular de la instancia de procuración de justicia que en el papel se dice autónoma.
En las entidades donde surgió el rechazo, la justificación de continuar con un fiscal a modo fue que los anteriores incurrieron en ilegalidades o se quedaron para encubrir irregularidades.
En Tabasco, el expriista Jaime Lastra pasó de coordinar foros regionales en la campaña del actual gobernador, Adán Augusto López, a ser el nuevo titular de la Fiscalía estatal.
Lastra fue electo en el Congreso, dominado por Morena, de entre una terna que envió el mandatario del mismo partido.
En Chiapas, el fiscal Jorge Luis Llaven Abarca encabezó la transición en el área de seguridad pública del ahora gobernador Rutilio Escandón.
Este funcionario, quien fungió como titular de Seguridad Pública en el sexenio de Manuel Velasco, fue nombrado días después de que rindió protesta el nuevo gobernador, pese a que los candidatos fueron enviados previamente.
En Yucatán, Wilberth Cetina, quien ya se perfilaba para el cargo, fue electo fiscal en octubre, el mismo mes que asumió el gobernador Mauricio Vila, del PAN.
En Veracruz y Morelos, los gobernadores Cuitláhuac García y Cuauhtémoc Blanco tienen todavía que trabajar con quienes públicamente han tenido discusiones.
El caso más reciente es el de Veracruz, donde el Fiscal Jorge Winckler está a la espera de que el Congreso local decida en dos juicios políticos en su contra por acusaciones de presunta tortura y desaparición forzada.
De avalarlos, su destitución será analizada por la Sala Constitucional del Tribunal Superior de Justicia.
El Gobernador morenista ha desdeñado las labores de quien considera un alfil del ex Mandatario Miguel Ángel Yunes, del PAN.
"(Convoco) que manifiesten si este personaje, Jorge Winckler, debe seguir en la Fiscalía General del Estado", demandó García en diciembre de 2018, tras acusarlo de manejar la justicia a su modo.
En Morelos, Blanco solicitó remover al fiscal Uriel Carmona Gándara por presuntamente no contar con exámenes de control y confianza.
Sin embargo, Carmona sigue en el cargo por un amparo federal y porque venció el plazo para demostrar que las pruebas eran procedentes, dijo una fuente cercana.
En todos los casos, la designación de un "Fiscal carnal" fue criticada por el partido que en ese momento no tenía el poder.